Un ataque suicida contra una asamblea tribal en Pakistán provoca 40 muertos y 200 heridos

  • Un terrorista suicida detona una bomba en una reunión que discutía para expulsar a los talibanes de la región · El país acumula más de 100 muertos en atentados en las últimas semanas

Un ataque suicida con coche bomba contra una asamblea tribal antitalibán en la región de Orakzai, al noroeste de Pakistán, ha provocado al menos 40 muertos y 200 heridos, según informaron las autoridades locales, y podría seguir aumentando. Los oficiales de seguridad de la zona creen que el motivo del atentado es que el día antes la tribu había destruido dos escondites que los talibanes tenían en la zona. El país acumula, en las últimas semanas, más de 100 fallecidos por ataques de los milicianos, aunque este es de los más graves, junto con el producido en el hotel Marriot el pasado 21 de septiembre, en el que murieron otras 40 personas.

Al parecer, el terrorista empotró su coche cuando unos 500 miembros de la tribu alizai se reunían, en la ciudad de Ghaljo, en Orakzai, para definir su estrategia dentro de la política de Gobierno para expulsar a los milicianos de las zonas tribales del norte, refugio de los combatientes talibanes y de Al Qaeda por su cercanía con Afganistán. Sin embargo, la región es la más pacífica de las siete semi-autonómicas que hay en Pakistán, y además, es la única que no es fronteriza con Afganistán.

"La lashkar (milicia tribal) había tomado la decisión de destruir el cuartel general de los milicianos en la región. Poco después tuvo lugar el ataque", explicó, el administrador general de Orakzai, Kamran Zeb. "Estábamos discutiendo los planes para llevar a cabo acciones contra los milicianos cuando de repente un hombre llevó un coche en medio de la reunión, atropellando a algunas personas y después volando el coche", explicó Qeemat Khan, uno de los ancianos tribales. "Me caí y quedé inconsciente. Cuando desperté, vi muertos y heridos a mi alrededor", añadió.

Proliferación de atentados

En las últimas semanas Pakistán ha visto como se recrudecía la violencia de los milicianos talibanes, que ha provocado más de un centenar de fallecidos en distintos atentados. El más grave de todos, junto con el producido hoy, es el que ocurrió el pasado 21 de septiembre en el hotel Marriot, en el murieron 40 personas, además de 100 heridos. Además, tan sólo hace dos días, otros cuatro ancianos pertenecientes a otra tribu, fueron secuestrados y decapitados por los milicianos, cuando se dirigían a otra reunión gubernamental.

En el caso actual, las autoridades especulan con la posibilidad de que se trate de una venganza de los milicianos, después de que en el día de ayer las fuerzas de seguridad locales destruyesen dos escondites de los terroristas. "La gente pensará que Pakistán ya está en guerra, pues todos los días hay atentados", aseguró un reportero de Al Jazeera. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios