Cuando el Albéniz latía fuera del centro

  • El local abrió sus puertas el 5 de septiembre de 1945 para alternar espectáculos de variedades con proyecciones · Al principio el público no fue muy numeroso y sus alrededores estaban aún sin pavimentar

Cuando hace 60 años Carlos Amigo y Alejandro Díez abrieron las puertas del Albéniz, la calle Alcazabilla no estaba dentro de lo que los malagueños consideraban el centro de la ciudad. Sus alrededores aún no se habían pavimentado y "en un principio, la asistencia de público no fue muy numerosa pese a ser un local de estreno", cuenta María Pepa Lara García en el libro Historia del cine en Málaga (Ed. Sarriá). Aunque se inauguró con la compañía de opereta de Manuel Tamayo, con la obra Luna de miel en El Cairo, la primera película que proyectaron en sus 11 metros de pantalla fija en el escenario fue Enamorados, con Jeannette Mac Donald y Nelson Eddy. Si la empresa y el Ayuntamiento no llegan a un acuerdo para continuar con la programación, las últimas cintas que se podrán ver hasta el domingo son La duquesa de Langeis, Mil años de oración, Bab'Aziz, Cometas en el cielo y Las chicas de la lencería.

El 5 de septiembre de 1945 fue la fecha oficial del estreno y desde octubre del mismo año se "utilizó el sistema de alternar la proyección de filmes con espectáculos de variedades, zarzuelas y actuaciones personales", escribe María Pepa Lara en el libro. En 1946 el público tenía que pagar entre dos y una peseta para sentarse en una de las 576 butacas de patio, las 323 sillas de anfiteatro o los seis palcos, con cuatro asientos en cada uno. Un total de 27 empleados formaban parte de la plantilla, incluidos músicos de una orquesta para cuando se programaban obras musicales o variedades. Hoy, el funcionamiento del multicines se basta con cuatro trabajadores.

Una de las bazas fuertes de este local era que tenía la exclusividad de la casa Metro Goldwyn Mayer y Warner Bros. "Los años sesenta y setenta fueron los mejores en cuanto a asistencia de público", subraya María Pepa Lara. Lo que el viento se llevó, Ben-Hur, Siete novias para siete hermanos y Doctor Zhivago fueron algunos de los títulos más taquilleros del momento. Y aunque desde sus comienzos fue un cine de estreno, en 1951 comenzó una temporada de programas dobles y comenzaron a reponer otros filmes de éxito.

Según comenta Lara García en Historia del cine en Málaga, el Albéniz pasó por las manos de Braulio Murciano y Juan Herrera y posteriormente sus hijos, que dejaron la dirección a cargo de Francisco Gómez Reyes, empresario del Palacio del Cine y de los Multicines Regio. A mediados de los 90, y con el ánimo de adaptarse a las nuevas tendencias, el local se transformó para acoger tres nuevas salas. Sin embargo, la imagen exterior que le imprimió el arquitecto José González Edo sigue intacta. Por lo menos, hasta ahora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios