La Berlinale lanza una nueva señal a Irán y premia el drama moral de Farhadi

  • La favorita 'Nader y Simin, una separación' logra el Oso de Oro y el premio para todos sus intérpretes · El director iraní dedicó el galardón a su colega Jafar Panahi, condenado a cárcel por el régimen de Teherán

Invitar a Jafar Panahi a formar parte del jurado ya había sido todo un gesto, pero el Festival Internacional de Cine de Berlín volvió a enviar ayer otra señal de apoyo al cine iraní coronando con el Oso de Oro el drama moral Nader y Simin, una separación, de Asghar Farhadi.

Al contrario que el año pasado, cuando el máximo galardón fue para la turca Miel, esta vez no hubo sorpresas: en una edición con pocas estrellas, el jurado presidido por Isabella Rossellini premió la película más aclamada por la crítica y volvió a encumbrar a Farhadi, que en 2009 ya se alzó como mejor director por A propósito de Elly. "Creo que esta es una buena oportunidad para pensar en la gente de mi país", dijo el realizador. "País en el que he vivido, país que me ha enseñado las historias que cuento. Y también para pensar en Panahi. Espero que su situación se solucione pronto y deseo que el año que viene pueda estar aquí", añadió el cineasta, visiblemente emocionado. El aclamado director de El espejo y El círculo no pudo viajar a Berlín para formar parte del jurado, pues días después de recibir la invitación fue condenado por las autoridades iraníes a seis años de cárcel y 20 sin poder hacer cine.

Más allá de esa señal de solidaridad al colega encarcelado, el premio múltiple a Farhadi estaba justificado con creces. En pocas ediciones de la Berlinale se recuerda tanta unanimidad en cuanto a la condición del favorito, tanto de la crítica como del público. Así, Nader y Simin, una separación se llevó además los Osos de Plata a la mejor interpretación masculina y femenina para todo el equipo de actores, liderado por Leila Hatami, Peyman Moadi, Shahab Hosseini y Sareh Bayat. Sus personajes, destacó el jurado, expresan las contradicciones y la pugna interna de una sociedad en busca de modernidad, pero a su vez muy anclada en la religión y las tradiciones.

Por otro lado, el cine latinoamericano volvió al palmarés donde años antes reinaron la peruana La teta asustada y la brasileña Tropa de élite. Esta vez, la Berlinale distinguió el mérito artístico de El Premio, un emotivo filme autobiográfico con el que la debutante argentina Paula Markovitch rememora los recuerdos de su infancia durante la última dictadura militar (1976-1983). La mexicana Bárbara Enríquez (diseño de producción) comparte el galardón con el polaco Wojciech Staron (dirección artística).

Quien no tuvo suerte fue el argentino Rodrigo Moreno, que tras el éxito de El custodio no convenció con su existencial Un mundo misterioso. Sin embargo, su compatriota Marco Berger se lleva a casa el premio Teddy a la mejor película de temática homosexual por Ausente.

El país anfitrión también se queda con dos galardones: el Oso de Plata a la Mejor Dirección fue para Ulrich Köhler por Schlafkrankheit (La enfermedad del sueño), un drama en el que aborda los conflictos morales y de identidad de europeos que trabajan en la ayuda al desarrollo en África. La otra película alemana a concurso, Wer wenn nicht wir (Quién más que nosotros) fue distinguida con el Premio Alfred Bauer. Dirigida por el documentarista Andres Veiel, ahonda en los orígenes del desaparecido grupo terrorista RAF.

Destaca además el Oso de Plata Gran Premio del Jurado al húngaro Béla Tarr, que dice adiós a la dirección con El caballo de Turín. Su elegante propuesta visual, en blanco y negro y sin apenas diálogos, parte de una anécdota real del filósofo Friedrich Nietzsche.

El cine español también se coló entre los galardonados del certamen cinematográfico alemán. Al margen de los premios oficiales, el público eligió en la sección Panorama fuera de concurso la cinta También la lluvia, de Icíar Bolláin. De las 53 películas presentadas en esa sección, esta coproducción entre España, Francia y México fue la más votada entre el público asistente. El galardón, que se otorga desde 1999, será entregado esta noche, día tradicionalmente dedicado al público y con el que se pone fin al certamen berlinés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios