Caballero Bonald recuerda que la poesía "es un buen antídoto contra el miedo"

  • El escritor edita 'Entreguerras', un poema autobiográfico de casi tres mil versículos sin rima

"¿Eso que se adivina más allá del último confín es aún la vida?". Con estas palabras termina el nuevo libro del gaditano José Manuel Caballero Bonald, Entreguerras, un largo poema autobiográfico que "tiene mucho de expurgo, de purificación personal" y con el que demuestra que no le teme al riesgo. La lectura de este "poema fluvial" de casi tres mil versículos, sin rima ni metro prefijados y sin signos de puntuación, salvo exclamaciones e interrogaciones, se torna a veces hermética y oscura porque también lo era la experiencia que evoca este gran poeta.

"Detrás de toda realidad hay siempre un enigma y el poeta tiene que intentar descifrarlo, valiéndose a veces de cierta complejidad expresiva. La poesía o ahonda en los secretos que nos rodean o no es nada", afirma Caballero Bonald, que tiene lugar en su casa de Madrid.

A sus 85 años, y con una carrera jalonada de premios, el escritor se sorprende de haber sido capaz de escribir este "largo soliloquio" que le ha servido para saldar "unas deudas antiguas y medio enconadas". Y reconoce que "es una tentativa arriesgada", pero no quiso "evitar el riesgo". Las "entreguerras" del título tienen "un sentido literal": se refieren a sus "conflictos personales, a los enfrentamientos paulatinos con ciertas realidades inaceptables. Publicado por Seix Barral refleja las dudas e incertidumbres que invaden su vida. "La incertidumbre para mí es fundamental, y las dudas son las que mejor te sirven para abrirte camino por el laberinto de la experiencia". Entreguerras lleva como subtítulo De la naturaleza de las cosas que tiene "un carácter indagatorio que enlaza muy bien" con lo que él intenta hacer en poesía: "esbozar una interpretación personal del mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios