La andaluza Carmen Vilela gana el Premio Nacional de Grecia a la mejor traducción

  • El Gobierno griego ha premiado a la profesora por 'Relatos de Siros, recuerdos y reflexiones'

El entusiasmo con el que la catedrática de Griego Carmen Vilela Gallego, sevillana de adopción, habla de la vigencia y la agudeza de la prosa de Emmanouil Roídis es proporcional a la compleja tarea de traducir la obra de una de las grandes figuras literarias del siglo XIX griego, un trabajo, el suyo, que ha sido recompensado por el Ministerio de Cultura y Turismo del Gobierno del país heleno. La traducción al español de la obra Relatos de Siros, recuerdos y reflexiones, publicado por el Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla en 2010, ha sido distinguido con el Premio Nacional de Grecia "a la mejor traducción de una obra griega" por unanimidad del jurado y ex aequo junto a Peter Jeffrey (por Selected Prose Works, de Cavafis).

El jurado argumentó -explica la nota enviada por la Hispalense- que la traducción "pone de manifiesto, de una parte, su excelente conocimiento de la lengua griega, y de otra, lo familiarizada que está con el escritor de La papisa Juana, cuya traducción también abordó con gran mérito en el pasado [ganó el III Premio Andaluz a la Tradución Literaria y Ensayística, convocado por la Consejería de Cultura y el Premio Nacional de Edición Universitaria en la modalidad de traducción]". Además, "la traducción de los relatos -recalca- transmite de forma magistral los matices de la prosa de Roídis, la exactitud y la riqueza de de los medios de expresión del escritor, su sutil ironía y los múltiples niveles de su lenguaje, reproduciendo con fidelidad y además con ingenio su estilo, así como el ambiente y la época que reflejan los Relatos de Siros".

Para Vilela, esta obra, una selección de sus relatos y cuentos, está de "enorme actualidad para Europa, y desgraciadamente, sobre todo para Grecia. Roídis tiene una pluma divertidísima pero crítica, con un lenguaje muy complicado y enormemente incisivo sobre la realidad de su tiempo. Es el Larra griego, pero sin ese punto amargo del español". La obra está traducida "entre España y Grecia", pues, cuenta a este medio, "pasó temporadas en la Casa de la Literatura de la Isla de Paros, en las Cícladas, muy cerca de Siros". Para traducir, dice "no basta con saber un lengua o hacer una mera transliteración lingüística; hay que conocer la cultura y su modo de vida".

De hecho, para su próximo libro -El capitán Mijalis de Nikos Kazantzakis, en Cátedra-, Vilela se trasladó un tiempo "a las montañas de Creta, para realizar una inmersión lingüística y conocer el cretense de las montañas, que ya sólo hablan los ancianos de la zona".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios