Comienza el baile de quinielas para el Premio Nobel de Literatura

  • El secretario permanente del jurado de Estocolmo insinuó que los autores estadounidenses están descartados

Cuando se dé a conocer el nombre del ganador del Premio Nobel de Literatura el próximo jueves, en realidad debería estar excluido cualquier escritor estadounidense. Los autores allí no son "el centro del mundo literario", se encerraron como en una isla y ceden a la presión de la cultura masiva en sus libros, comentó Horace Engdahl, el secretario permanente del jurado en Estocolmo esta semana. Eso querría decir que son malas las posibilidades para eternos candidatos como Thomas Pynchon (71), Philip Roth (78) y Don DeLillo (71). Pero quizá, justamente, todo lo contrario, especulan algunos.

Y es que Engdahl es un enamorado de lo que ya en premiaciones anteriores describió como especialidad de la Academia Sueca: Sorprender completamente a todos una y otra vez.

Hasta la decisión final, el portavoz de la Academia deberá seguir enfrentándose a las cerradas críticas a su caprichosa desvalorización de la literatura estadounidense.

Engdahl, de 60 años, comentó en entrevista con una agencia de noticias estadounidense que no es casualidad que la mayoría de los Premios Nobel sean europeos: "Es un hecho que Europa sigue siendo el centro literario del mundo y no Estados Unidos".

No sólo en Estados Unidos los críticos consideraron desubicadas estas declaraciones una semana antes de que se dé a conocer el ganador del Nobel de este año.

"Creo que el jefe de un jurado que ignoró nombres como los de Marcel Proust, James Joyce y Vladimir Nabokov debería ahorrarse ese tipo de lecciones categóricas", comentó David Remnick, del New Yorker, en medios suecos.

Engdahl reaccionó con un breve comunicado por escrito: La nacionalidad de los candidatos no desempeña ningún papel en la decisión de la Academia: "El Premio Nobel no es una competencia entre naciones, sino una distinción para escritores particulares".

De ahí se pueden sacar las más variadas conclusiones. Si Engdahl quiso dar una pista falsa, entonces cualquiera de los eternos favoritos norteamericanos al premio y a la dotación de diez millones de coronas (un millón de euros o 1,4 millones de dólares) podría resultar galardonado.

También la canadiense Margaret Atwood, de 68 años, pertenece a este círculo, pero en la opinión pública su premiación recordaría demasiado a la entrega del Nobel el año pasado a la británica Doris Lessing, de 88 años.

Pero si Engdahl simplemente dijo realmente aquello que pensaba y, con él, la mayoría de la Academia, cobran protagonismo sobre todo dos candidatos europeos: el portugués António Lobo Antunes, de 66 años, favorito desde hace años. Y también el italiano Claudio Magris, de 69 años, que en los últimos años fue subiendo puestos en la lista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios