Sean Connery rinde homenaje a su adorada Escocia en su autobiografía

  • El actor presentó ayer en Edimburgo el volumen, en el que recuerda sus comienzos sin concesiones a su vida privada

En el día de su 78 cumpleaños, el actor Sean Connery presentó ayer en Edimburgo sus memorias, Ser un escocés, un libro con pocos datos autobiográficos pero en el que este intérprete, que ha sido James Bond, Robin Hood, el Rey Arturo y el padre de Indiana Jones, entre otros muchos personajes inmortales rinde homenaje a su adorada Escocia. En sus memorias, Connery (Edimburgo, 1930) dedica el primer capítulo a su vida antes de entrar de lleno en unos ensayos sobre la cultura y la sociedad escocesas, incluidos el deporte, el cine y la arquitectura.

A pesar de estar prácticamente retirado del mundo del cine, el escocés vivo más famoso no ha dejado de atraer admiradores, ya que las entradas se agotaron ayer para la presentación de este libro durante el Festival Internacional del Libro de Edimburgo. En una sala abarrotada, Connery hizo reír a la audiencia -formada por unas 300 personas- al contar anécdotas de su infancia, que mezcló con su incondicional defensa de la independencia escocesa.

Para este actor, condecorado con el título de caballero (Sir) por la reina Isabel II en el año 2000, Escocia debe siempre presentarse en solitario como nación en cualquier evento. Apoyó la petición del Partido Nacionalista Escocés (SNP) para que Escocia acuda a los próximos Juegos Olímpicos de Londres, en el 2012, como equipo escocés y no como parte del británico. El ministro principal escocés, Alex Salmond, del SNP, estuvo presente en esta presentación, además de su hermano, Neil, y su esposa, Micheline Roquebrune.

Connery, oriundo de una familia de pocos recursos de Edimburgo, recordó los primeros años de su carrera después de trabajar como lechero y dedicarse incluso al culturismo. Contó cómo su amigo Robert Henderson le pidió que dejase el acento escocés porque era demasiado fuerte y también explicó su afición al golf, que empezó cuando tomó clases para una escena de Goldfinger, uno de los seis filmes en los que interpretó a Bond. El golf "me atrapó", admitió el actor, y añadió: "Debo decir que ha sido una de las cosas más importantes de mi vida. Creo que debería estar en todas las escuelas, pero se debería enseñar bien". Con su inconfundible acento escocés, Connery afirmó que desde pequeño fue seguidor del club de fútbol Celtic, equipo que apoyaba su padre, pero con el tiempo se inclinó por los rivales Rangers.

En la sesión de preguntas y respuestas, el famoso intérprete del agente con licencia para matar también admitió su respaldo al plan del empresario estadounidense Donald Trump de construir un millonario club de golf en el noreste de Escocia. "Mi primera respuesta fue que no podía ver otra cosa que beneficios para esta parte de Escocia porque está bastante abandonada", dijo. Eso sí, ni ayer en la presentación ni en el libro revela Connery demasiado sobre su vida privada. No hace referencia, por ejemplo, a las acusaciones de su primera esposa, Diane Cilento, sobre su presunto carácter violento durante los once años en que estuvieron casados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios