Eimbcke deslumbra con 'Lake Tahoe' en una jornada mexicana

  • Tilda Swinton se convierte en una seria candidata al Oso de Plata a la mejor actriz por un aplaudido papel de alcohólica

Con una trama sencilla y un ritmo pausado, planos fijos largos y acciones cotidianas con un trasfondo de profundo dolor, el mexicano Fernando Eimbcke deslumbró ayer con Lake Tahoe en el Festival Internacional de Cine de Berlín, en una jornada de marcado tono mexicano.

La segunda película de Eimbcke se presentó en la competición por el Oso de Oro, en la que la mexicana Kate del Castillo impactó a su vez con su actuación en otro film, Julia, del francés Erick Zonca, ambientado en gran parte en Tijuana.

Además, en la sección Forum Internacional de Cine Joven se presentó el documental mexicano La frontera infinita, de Juan Manuel Sepúlveda.

Tras su interesante y multipremiada ópera prima, Temporada de patos, sobre un grupo de personas aburridas un domingo en un apartamento de Ciudad de México, Eimbcke estuvo a la altura de las expectativas con Lake Tahoe, centrado en un adolescente en duelo por la repentina muerte de su padre.

"La adolescencia es una época con muchos conflictos. Estás confundido y cometes muchos errores. Pero es cuando más libertad tienes", explicó el director, que admitió que se ha inspirado en su propia vida para esta historia.

"Es imposible no hacer una película autobiográfica. Yo también perdí a mi padre. Pero traté de trabajar el guión desde el personaje y alejarlo de mi propia experiencia", agregó.

"Cuando se murió mi padre, todo se volvió absurdo, el tiempo transcurría de forma extraña. Por eso la película tiene un ritmo lento, aunque estén pasando muchas cosas", señaló.

Para ello, se valió, entre otras cosas, de largos planos fijos, como en las películas del japonés Yasujiro Ozu, cuya Tokyo Story admitió que le marcó mucho. "Me gusta mucho el montaje interno, que los personajes se muevan dentro del cuadro".

También recurre a muchos cortes a negro, en los que la acción transcurre en off. "El sonido es tan importante como la imagen. Por eso no hay música. La banda sonora son los sonidos de los pasos, las puertas, los coches. El oído es mucho más inventivo que el ojo".

El papel protagonista está interpretado por Diego Cataño, quien ya trabajó con Eimbcke en Temporada de patos y a quien se vio el año pasado en el Festival de Venecia con Año Uña, de Jonás Cuarón.

Lake Tahoe sitúa otra vez en primer plano al nuevo cine mexicano, que el año pasado brilló en Cannes con Luz silenciosa, de Carlos Reygadas, y en Venecia, con Cochochi, de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas.

Si bien Eimbcke comparte director de fotografía con Reygadas, Alexis Zabé, cree que hacen un cine muy diferente. "Lo admiro mucho, pero él hace tragedias muy grandilocuentes y yo hago películas más pequeñas y más íntimas, aunque también tengan un trasfondo de dolor".

Para Eimbcke, la clave para mantener una voz tan personal en el cine es "la necedad y la confianza del equipo".

La segunda película a competición Julia, segundo trabajo del director de La vida soñada de los ángeles, también trasladó al público a México.

Tilda Swinton, quien se convirtió en seria candidata al Oso de Plata a la mejor actriz, se mete en la piel de una alcohólica desesperada por conseguir dinero, que secuestra al nieto de un millonario y lo lleva por la fuerza hasta Tijuana.

Kate del Castillo, que acudió a la capital alemana a presentar la película, encarna a la madre del pequeño, ex alcohólica y algo perturbada, de quien Julia toma la idea del secuestro.

También actúa en la película Bruno Bichir interpretando a un hombre que intenta aprovechar la presencia de los dos estadounidenses en Tijuana para hacerse con algún dinero.

La tercera película del día, Gardens in the night, de Damian Harris, sobre dos niños secuestrados por una red de pederastia infantil, no convenció en absoluto a la prensa especializada.

En la sección Forum, el documental mexicano La frontera infinita acercó al público la realidad de los cientos de miles de sudamericanos que intentan migrar hacia Estados Unidos. Cámara en mano, Juan Manuel Sepúlveda registró fragmentos de diversas historias de vida para completar un panorama general desolador, a pesar de la esperanza que manifiestan tener casi todos los entrevistados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios