Els Joglars pasea las imposturas sociales de 'La cena' por Málaga

  • La nueva producción de la compañía teatral catalana recala el próximo 18 y 19 de julio en Marbella y a finales de noviembre en el Teatro Cervantes

A estas alturas que Els Joglars pasee su arsenal de sarcasmos por el Mediterráneo no es ninguna novedad. En cada nueva apuesta la compañía teatral catalana se atreve con una nueva vuelta de tuerca a los convencionalismos sociales, sin dejar títere con cabeza. Conscientes de su buena acogida, Albert Boadella y su equipo incluyen la provincia de Málaga en su agenda. El estreno mundial de su nuevo montaje, La cena fue el 9 de mayo en el Lope de Vega de Sevilla, con todas las entradas agotadas en los nueve días de función. Los próximos 18 y 19 de julio se proponen repetir éxito en el Teatro Ciudad de Marbella. Las entradas se pondrán a la venta a partir del lunes 16 de junio. Según fuentes de la compañía, para su aterrizaje en el Teatro Cervantes habrá que esperar hasta finales de noviembre (la fecha concreta está aún por cerrar).

Si en abril de 2007 Málaga asistió a la mofa de la progresía intelectual que supuso En un lugar de Manhattan, ahora se las tendrá que ver con el medio ambiente y las imposturas que rodean a sus gurús.Con el subtítulo de Cuento medioambiental con aliños de Las cuatro estaciones de Vivaldi, Els Joglars coloca sobre el mantel una sátira alrededor del cambio climático.

La obra arranca con la preparación de una cumbre internacional celebrada en un Parador Nacional, y en la que el Gobierno español se responsabiliza de la cena de clausura. En dicho ágape, se pretende deslumbrar a los mandatarios extranjeros con un menú encomendado a un genio gastronómico, como demostración de alta cocina vanguardista respetuosa con la ecología y el medio ambiente.

Pero resultaba poco creíble que la sugerencia que Albert Boadella recibió de la Expo de Zaragoza de hacer un espectáculo sobre medio ambiente tuviera un tono políticamente correcto. La cena es apenas una excusa con la que Boadella abre su particular caja de Pandora y deja escapar los males de un sociedad entregada al escaparate. Como tarjeta de presentación, su autor recuerda la frivolidad de las administraciones políticas, la versión catastrofista que ofrecen de asuntos relacionados con la naturaleza y "la disposición de la gente a seguir cualquier quimérico o astuto majadero publicitado por los medios y decidido a subyugarles invocando una razón de orden superior", denuncia Boadella.

Después de 47 años en activo Els Joglars llega con La cena a su espectáculo número 33 y el segundo que no encuentra contratación en Cataluña (tras La controversia del toro y el torero).

Su artífice no descansa en su empeño por acabar con el adoctrinamiento y reserva una pequeña esperanza. "Confiamos en que la ola de puritanismo no pretenda ahora legislar contra el humor sobre los nuevos tartufos, disfrazados hoy de paladines del altruismo y el progreso sostenible".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios