Escritores que firman libros "como caballos en sus boxes"

  • Ayer en la Feria de Madrid muchos lectores hacían cola ante su autor predilecto

Cada fin de semana pasan por la Feria del Libro de Madrid unos mil escritores para firmar ejemplares de sus obras. Casi todos, famosos o no, se someten con gusto a este ritual, aunque a ratos se sienten "como caballos en sus boxes" o "como vendedores de frutas y hortalizas". Editores y libreros no se podrán quejar del gentío que, a pesar de la crisis acudió ayer a la feria. Otra cuestión será lo que compren esos visitantes, pero muchos de ellos hacían cola para conseguir la firma de su escritor predilecto, un ritual que cada año parece cobrar más fuerza.

Para casi todos es una experiencia "muy grata", y a algunos le va "muy bien", como le sucede a Almudena Grandes, que acude siempre a la feria y con colas de campeonato. "Me parece milagroso que la feria esté tan llena, tal y como está este país y en una ciudad donde la mayoría de la gente tiene el dinero en Caja Madrid". "Es un motivo para la esperanza", decía mientras firmaba El lector de Julio Verne, su última novela.

Javier Marías repite también cada año. La gente en general "es muy educada y muy agradable y te dan ánimos para que sigas escribiendo", aseguraba el autor de Los enamoramientos. "Te dan energías momentáneas; ojalá duraran. Luego lo que pasa es que, cuando llegas a casa y te pones a escribir, ya no te acuerdas de eso", comentaba. Tampoco se pierde la feria Luis Antonio de Villena. Acude a ella desde 1978, aunque el ritual de firmar ejemplares le hace sentirse a veces "en una actitud muy incómoda: pareces un vendedor de frutas o de hortalizas". Pero comprende que "es una manera de vender".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios