"España tiene una relación indigna con su pasado"

  • Almudena Grandes regresa a las librerías con 'Los pacientes del Doctor García', la cuarta entrega del proyecto que narra la lucha diplomática contra la dictadura

Almudena Grandes en la presentación de su nueva novela. Almudena Grandes en la presentación de su nueva novela.

Almudena Grandes en la presentación de su nueva novela. / ÁNGEL DÍAZ / efe

"España tiene una relación indigna con su pasado", aseguró ayer la escritora Almudena Grandes, que consideró que la batalla por la memoria histórica se terminará ganando y destacó la "enorme deuda" que tiene el país con sus "resistentes", que mantuvieron la lucha contra el franquismo durante 37 años.

Almudena Grandes (Madrid, 1960) presentó ayer Los pacientes del doctor García (Tusquets), la cuarta entrega del proyecto narrativo de seis obras que compone Episodios de una guerra interminable que la autora inició en 2010 y que aborda la lucha contra el franquismo. Una novela de espías que se sitúa en una época en la que la vía diplomática era el último recurso de los republicanos en el exilio para intentar que los aliados se acordaran de que seguían existiendo. Pero al final, dijo, "son los verdaderos malos" porque "les gustó más" Franco que los republicanos españoles, que se quedaron "solos en mitad de la nada". Asimismo, la autora recalcó que "este país tiene una deuda enorme con los antifranquistas, porque nadie les ha dado las gracias. Pero la batalla por la memoria se va a ganar por una ley, que no es la de la memoria histórica, sino la de la gravedad". La escritora afirmó que "la Historia la escriben los vencedores, pero su visión no tiene por qué durar siempre".

La Historia la escriben los vencedores, pero su versión no tiene por qué durar siempre"

Cuando Almudena Grandes descubrió en un libro que en el número 14 de la madrileña calle Galileo había operado durante la posguerra una red de evasión de criminales de guerra nazis dirigida por una mujer alemana y española, nazi y falangista, llamada Clara Stauffer, la historia la "secuestró", explicó. Una red clandestina, nunca reconocida por Franco pero con la que los nazis evadidos, más de 800, se sintieron en España "como en casa" porque estuvieron protegidos por el aparato del Estado a través de Stauffer, la única mujer que integraba la última lista de las 104 personas reclamadas por Naciones Unidas relacionadas con el nazismo y que España nunca entregó, recordó la autora.

En esta ocasión, reivindica con su relato una clase que ha sido "exterminada" en la literatura de la posguerra, la burguesía de izquierdas. Y es que Almudena Grandes sigue las enseñanzas de "Don Benito", como llama a Benito Pérez Galdós, que en sus Episodios Nacionales cuenta las historias "desde abajo, con gente corriente". Personajes históricos y ficticios se mezclan en esta novela basada en hechos reales, un tipo de libro en el que "es necesario un compromiso entre libertad y lealtad", aseguró Grandes, que reconoció que ella ha dado "un paso más" al introducir figuras como la del ex presidente republicano Juan Negrín y hacerles hablar, tratando de hacerlo verosímil.

Aparte de la red de evasión de nazis, Grandes recupera otro episodio como es la llegada a Madrid del médico canadiense Norman Bethune con su método para la transfusión de sangre refrigerada que "resucitó" a muchos soldados en la Guerra Civil, una persona que "ni siquiera" cuenta con una calle que lleve su nombre en Madrid, criticó la escritora. También aventuró la presencia de soldados españoles provenientes de la División Azul en unidades flamencas y valonas que participaron en masacres en los campos de concentración.

Los escenarios de la novela son múltiples pero son dos ciudades las principales, Madrid y Buenos Aires, destino de muchos de los nazis que salvó la red de Clara Stauffer. Allí transcurren a su vez otras vidas que Grandes cree son muy tristes como las de aquellos republicanos que emigraron a Argentina y, cuando iban a jubilarse, llegó la dictadura y tuvieron que volver a España "de nuevo con las manos vacías".

Autora de aplaudidas novelas como Atlas de geografía humana o Los aires difíciles, Grandes publicó en 2010 Inés y la alegría, el primero de sus Episodios de una guerra interminable. Con la saga, contada desde la mirada de quienes perdieron la Guerra Civil (1936-1939), la escritora entreteje a lo largo de más de 700 páginas una complicada trama que aúna realidad y ficción, donde además se habla sobre la amistad y la lealtad, añadió. "Cuando me enganché a la historia de España tenía un cuaderno en el que apuntaba un montón de historias que me prometían novelas", explicó Grandes. "Esta serie son seis novelas. Lo que no sé es si luego haré otra serie", declaró la madrileña. No obstante, antes de embarcarse en otro proyecto de esta envergadura publicará un libro que ya tiene en mente y del que no quiso revelar detalles. "Luego ya veremos", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios