Exlibris, el vínculo que une a lectores, libros y artistas

  • Los distintivos de las bibliotecas personales, con gran tradición en Andalucía, continúan vigentes a través de grabados que aúnan lectura y arte

Comentarios 1

A pesar de contar con papiros en lugar de libros, ya en el Antiguo Egipto existían exlibris en forma de sellos de barro cocido con inscripciones jeroglíficas que el faraón Amenofis III insertaba en las cajas de los rollos vegetales para indicar su propiedad. Sin embargo, tal y como se conocen hoy en día, estos distintivos aparecen en el siglo XV, con la invención de la imprenta. Su nombre es un latinismo formado por la preposición ex y el ablativo del sustantivo liber y significa literalmente "de los libros de" o en un sentido más abierto "libro perteneciente a". Según José Miguel Valderrama Esparza, presidente de la Asociación Andaluza de Exlibristas, los exlibris pueden definirse como "el lazo afectivo y secreto existente entre el libro y su propietario", si bien una descripción más técnica se ajustaría a la de una pequeña estampa adhesiva por su parte superior, que se pega en la parte interior de la cubierta o la guarda de un libro y sirve para identificar al propietario del ejemplar. Los diseños son muy variados y altamente personalizados, por lo que dependen en gran medida de los gustos, profesión o carácter de su destinatario. Así, por ejemplo, en el exlibris de un melómano no faltará un pentagrama o su instrumento musical fetiche; ni en el de un médico, el bastón de Esculapio. Un grabado propio posee un precio de partida en torno a los 600 euros, el cual se encarece en función de la técnica empleada así como del caché del maestro exlibrista. Nombres como Hayk Grigoryan o Pietro Paolo Tarasco actualmente dominan el panorama de esta producción artística.

Pese a encontrar también antecedentes en Mesopotamia y a comienzos de la Edad Media, la revolución del exlibrismo se dio con las nuevas técnicas de impresión y creación tipográfica. A lo largo de los años se observa una evolución en los temas tratados, pasando de la heráldica de los primeros compases de su existencia durante la Alta Edad Media y el Renacimiento a las alegorías propias del siglo XVII. Valderrama explica estos cambios en la temática argumentando que "con el final del medievo surge una nueva clase social, la burguesía, que es quien tiene ahora el poder económico. Por ello, la heráldica, un tema característico de la nobleza y el clero, dejó paso a los motivos alegóricos vinculados a las aficiones y profesiones de la burguesía, los nuevos propietarios de los libros y las bibliotecas". Fruto de los gustos renacentista y barroco por el arte clásico, proliferarán también representaciones basadas en mitos griegos y romanos. A pesar de esta actividad, la producción exlibrística durante estos siglos puede considerarse escasa comparada con el impulso que supuso la Revolución Industrial y el movimiento artístico que con ella apareció, el Modernismo. Ya en el siglo XX, nacen las primeras asociaciones de exlibristas, surgen los coleccionistas, se editan publicaciones especializadas y comienzan a celebrarse congresos y exposiciones.

En la actualidad existen casi medio centenar de organismos repartidos por todo el mundo dedicados a difundir el exlibrismo. Entre sus actividades destacan la promoción del coleccionismo, del arte del grabado y de los artistas que los producen. A este respecto sobresalen los congresos organizados por la Fisae (Federación Internacional de Sociedades de Amigos de los Exlibris), que se celebran cada dos años en diferentes partes del mundo. Los más recientes tuvieron lugar en Rusia (2000), Dinamarca (2002), Austria (2004), Suiza (2006) y China (2008). A estas reuniones acuden miembros de la federación, artistas, coleccionistas y dueños de librerías de viejo. El propósito de los congresos se basa en reunir a amantes de los exlibris provenientes de todos los países del globo para intercambiar estas estampas de propiedad y visitar lugares donde su afición está presente. La edición de 2010 tendrá lugar en Estambul del próximo miércoles al domingo 29 y a ella acudirá en representación española y de la Asociación Andaluza de Exlibristas su presidente. Tampoco faltarán a la cita miembros de las más importantes instituciones a nivel mundial procedentes de Estados Unidos, Japón, Rusia o la anfitriona, Turquía. La gran mezcla cultural es la nota imperante en estos encuentros bienales donde, por encima de las nacionalidades, "se habla un idioma común, el de los exlibris", sentencia José Miguel Valderrama.

Fundada en 1997, la Asociación Andaluza de Exlibristas lleva 13 años dedicada a la promoción del exlibrismo a nivel autonómico, nacional y extranjero con el propósito de conseguir una mayor difusión del mismo entre el público en general como un elemento más de la cultura y las artes. El organismo, con sede en Sevilla, es la única institución de habla castellana de esta naturaleza en España y extiende su radio de acción a otras comunidades autónomas. En nuestro país, el exlibrismo está arraigado especialmente en Cataluña, seguida de Madrid y, a continuación, de Andalucía. La posición de la comunidad andaluza en tercera posición no es casual, ya que ésta goza de tradición en la materia. Efectivamente, el primer tratadista de exlibris en España fue un andaluz, originario de Medina Sidonia, Cádiz. Concretamente, se trataba de don Mariano Pardo de Figueroa, muy conocido en los círculos sociales y literarios como el doctor Thebussem.

Debido a su carácter pionero en todo el territorio nacional, la Asociación Andaluza de Exlibristas cuenta con un centenar y medio de miembros entre los que se encuentran además socios procedentes de Portugal, Italia y Francia. La entidad también posee entre sus filas personalidades de renombre tanto entre los artistas miembros -Pere Pons, Marc Boix o Ming Yi Chou-, como entre sus coleccionistas -José Luis Sánchez de Vivar, Mariano Monzón y de Aragón o la duquesa de Alba, estos dos últimos, además, socios de honor. En su afán divulgativo, la asociación baraja la posibilidad de darse a conocer a través de redes sociales como Facebook, donde aún no existe ninguna página en español sobre esta temática.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios