Fallece a los 83 años el realizador Robert Mulligan

  • Autor de películas como 'Matar a un ruiseñor', a sus órdenes consiguieron el Oscar Peck y Natalie Wood, entre otros

El cineasta neoyorquino Robert Mulligan falleció el pasado sábado a los 83 años de edad, aunque la noticia de su desaparición no se hizo pública hasta ayer. El director de clásicos como Matar a un ruiseñor o La noche de los gigantes, hermano del también director y actor Richard Mulligan, murió a causa de una enfermedad cardiaca en su casa de Connecticut. El cineasta deja un tremendo legado cinematográfico tras una extensa carrera que arrancó en 1961 con Cuando llegue septiembre, un drama protagonizado por Rock Hudson y Gina Lollobrigida, y se prolongó hasta 1991 cuando dirigió su última película Un verano en Louisiana.

Un total de 30 años tras las cámaras en los que Mulligan, un cineasta forjado en la televisión, dirigió 16 películas por las que pasará a la posteridad como un gran contador de historias, caracterizado por su impecable estilo y sensibilidad, pero sobre todo como un gran director de actores. Hasta cinco intérpretes que trabajaron a sus órdenes estuvieron nominados al Oscar por sus películas: Mary Badham, Natalie Wood, Ruth Gordon, Ellen Burstyn y Gregory Peck, que se hizo con la estatuilla por la que fue la obra más recordada de su trayectoria, Matar a un ruiseñor.

Este drama sobre el racismo, rodado en 1962, fue su segundo filme y le valió a Mulligan su única nominación al Oscar como mejor director. Además del Oscar de Peck, Matar a un ruiseñor se llevó otras dos estatuillas, las correspondientes al mejor guión adaptado y la mejor dirección artística, aunque los premios de mejor dirección y mejor película fueron a parar a la gran triunfadora de aquella edición de los Oscar, Lawrence de Arabia.

En la filmografía de Mulligan también destacan otros títulos como la cinta de suspense El otro, el drama romántico Verano del 42 o la comedia romántica El próximo año a la misma hora. Entre sus éxitos también se encuentra el premio Emmy que en 1960 recibió por el telefilme The Moon and Sixpence.

Su debut en la gran pantalla fue en 1957 con El precio del éxito, la historia de un jugador de béisbol con una enfermedad mental, Jimmy Piersall, que fue interpretado por Anthony Perkins.

"No sabía en qué consistía la vida hasta que fui un adolescente, cuando te das cuenta de que, tarde o temprano, vas a tener que cruzar la puerta de casa. Mamá y papá no van a estar ahí, no vas a estar protegido. Esas cosas se convirtieron en algo excitante y terrorífico a la vez para mí", dijo el director en 1991 al periódico Dallas Morning News. Además, de su mano maestra a la hora de dirigir a sus actores, a Mulligan se le reconoce su capacidad para acercarse al mundo adolescente, como ocurría en Verano del 42 (1971), un filme de culto y en el que el director actuaba también como narrador, o en El corazón de Clara (1988).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios