El Festival Plácido Domingo nace como gran cita anual con la música clásica

  • El tenor dirigirá a la OFM el 26 de octubre en el Teatro Cervantes, en una gala lírica con Ángel Romero en la que cantarán Vittorio Grigolo y Ana María Martínez · Pinchas Zuckerman y Joaquín Achúcarro actuarán el 28

Comentarios 1

La extinción hace ya cuatro años del Festival Ciudad del Paraíso privó a Málaga de uno de sus primeros activos culturales y de uno de sus más brillantes cauces de promoción nacional internacional, al tratarse de uno de los pocos certámenes de música clásica que se celebraban en España en primavera. Aquel festival trajo a las tablas de Teatro Cervantes y la Sala María Cristina a orquestas como la Royal Philharmonic y a directores como Lorin Maazel, en conciertos que permanecen grabados a fuego en la memoria de los aficionados. Ayer, el mismo Teatro Cervantes acogió la presentación de una nueva propuesta, que, dados su mentor y su empeño en convertirse en una gran cita anual de referencia en todo el mundo, puede servir para continuar la labor que aquella Ciudad del Paraíso no pudo culminar: se trata del Festival Plácido Domingo, un ciclo que nace con vocación andaluza aunque actualmente mantiene sólo dos sedes estables, Sevilla y Málaga. Para la segunda, el programa presenta dos citas de alto calado: el viernes 26 de octubre a las 21:00, el mismo Plácido Domingo dirigirá a la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) en una gala sinfónica y lírica en la que sin embargo dejará la voz al tenor Vittorio Grigolo y la soprano Ana María Martínez, con la participación del guitarrista malagueño Ángel Romero y con un repertorio que incluye el Concierto de Aranjuez del maestro Rodrigo además de una selección de arias de Rossini, Donizetti, Puccini y Gounod; el domingo 28, a la misma hora, el programa se hace aún más interesante (si cabe) al reunir a dos de los solistas más importantes del panorama clásico actual, el violinista Pinchas Zuckerman y el pianista Joaquín Achúcarro, de nuevo junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga (que estará dirigida en esta ocasión por su titular, Edmon Colomer), para la interpretación de la obertura de La gazza ladra de Rossini, el Concierto de violín nº 1 en sol menor de Bruch, Noches en los jardines de España de Falla y La valse de Ravel.

Los responsables y portavoces de la productora IMG Artists, impulsora del festival, insistieron ayer en que el certamen nace con la intención de quedarse y de convertirse en cita estable y anual, aunque las siguientes ediciones no se realizarán necesariamente en otoño, sino que se decidirán las fechas en función de la demanda y el calendario turístico y cultural de Málaga. Así, recordaron que otras ciudades del mundo que sirven de sede al Festival Plácido Domingo, como Abu Dhabi, "han reforzado su posición internacional dentro de la música clásica". Con respecto a la elección de Málaga y Sevilla, si bien los emisarios (entre ellos el productor Matthew Todd) elogiaron a Andalucía como territorio de enorme tradición y trascendencia cultural en el mundo, fue el concejal de Cultura, Damián Caneda, quien hiló más fino al señalar que Ángel Romero propuso la celebración del festival al Ayuntamiento hace cuatro meses e intervino "de manera decisiva" para que pudiera llevarse a cabo "en unas condiciones asumibles".

Eso sí, quien quiera escuchar cantar a Plácido Domingo tendrá que trasladarse a Sevilla, en cuyo Teatro de la Maestranza protagonizará los días 25, 28 y 31 de octubre, dentro del mismo festival, el ya anunciado montaje de la ópera Thaïs de Massenet junto a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. El resto de la sección hispalense del certamen se celebrará en el Real Alcázar, con el trío de Pinchas Zuckerman el día 27, la actuación de Ángel Romero junto a la violonchelista Nina Kotova el 29, el recital de la soprano Danielle de Niese el 30 y un concierto de jazz a cargo de las sopranos Micäela Oeste y Angel Blue el 1 de noviembre. Aunque también se baraja la posibilidad de incluir a Granada como tercera sede andaluza del festival en próximas convocatorias, actualmente sólo están confirmadas las propuestas para Málaga y Sevilla. De cualquier forma, Edmon Colomer subrayó ayer el hecho de que Málaga acoja los dos conciertos sinfónicos del festival, que la OFM prepara ya a conciencia. Sólo cabe desear que dure. Y mucho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios