El Festival de Teatro pierde más de 8.000 espectadores respecto a 2014

La organización del Festival de Teatro de Málaga rindió ayer cuentas de lo que ha dado de sí respecto a la respuesta del público la última edición, clausurada el pasado sábado, y, tal y como se esperaba, el balance se salda con un descenso más que sensible. La trigésimo segunda edición recibió, en las 101 funciones de los 45 espectáculos programados, un total de 17.534 espectadores, lo que supone una pérdida de 8.396 respecto a los 25.930 que acudieron a las funciones programadas el año pasado. El porcentaje de ocupación de las butacas alcanza el 67,9%, mientras que en 2014 fue del 80% (con 75 funciones). Los espectáculos que más público congregaron en esta pasada edición fueron Olivia y Eugenio, protagonizado por Concha Velasco, con cerca de 1.800 espectadores en sus dos funciones en el Cervantes; y, en el mismo escenario, Caminando con Antonio Machado, de José Sacristán, con 780. En el Echegaray destacaron Ojos de agua (con Charo López), Crudo (de la compañía de danza de Ximena Carnevale) y los estrenos malagueños Noiseless y A puerta cerrada.

Entre las razones de esta caída de visitantes se encuentra la ausencia de musicales, aliados clave de la taquilla (la salida de cartel del show basado en 50 sombras de Grey resultó especialmente perjudicial). Eso sí, la pasada edición se sostiene como una de las más exitosas en cuanto a público del ciclo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios