El Festival de Títeres del Cánovas amplía su cuota internacional

  • El certamen arranca mañana en el escenario malagueño, donde se celebrará hasta el sábado con la participación de compañías checas, argentinas y españolas · El Espejo Negro repondrá 'Es-puto Cabaret'

Si al teatro el sambenito de la "hermana pobre de las artes escénicas" ya le pesa demasiado, el negociado de los títeres parece, a menudo, cuestión de clandestinidad. Como revulsivo, el malagueño Teatro Cánovas celebra cada año por estas fechas su Festival Internacional de Teatro con Títeres, Objetos y Visual, que a partir de mañana y hasta el sábado desarrollará su quinta edición con la satisfacción de saberse la más internacional hasta la fecha: si en convocatorias pasadas la presencia de compañías extrajeras venía siendo testimonial, este año el carácter global ha quedado reforzado con la participación de agrupaciones checas y argentinas. Lástima, incluso, de la caída de cartel a última hora de una antología china de marionetas gigantes por causas ajenas al Cánovas.

El programa se abre así mañana a las 21:00 con un espectáculo para todos los públicos, una adaptación de Blancanieves a cargo de la compañía checa Vita Marcîk, que reproduce, a cuatro manos, los avatares de tan popular personaje de cuento en un carruaje teatral convertido en cámara real, bosque tenebroso y cabaña con siete camas pequeñitas. Tomará el relevo el jueves la compañía barcelonesa Playground, que pondrá en escena el montaje para adultos A taula! (A la mesa!), en el que el espacio doméstico se transforma en revelación escénica con una singular carga metafórica. El viernes 29 llegará el turno del grupo argentino El Chonchón y Juan Romeo & Julieta María, lectura del clásico de Shakespeare para cuatro títeres con apuntes de absurdo y ambiente familiar. La clausura tendrá lugar el sábado con la compañía malagueña El Espejo Negro, que volverá a subir a las tablas del Cánovas su macarra y deslenguado Es-puto Cabaret sólo unos meses después de su estreno en el mismo escenario y tras haberlo presentado con éxito de crítica y público en Sevilla, Murcia y Palma de Mallorca.

La presentación del festival contó ayer con la presencia de la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, quien defendió la "singularidad" del programa, formado por propuestas "difíciles de encontrar" y con un presupuesto de 25.000 euros sufragados por la propia Consejería y Unicaja. La directora del Teatro Cánovas, Teresa Morilla, recordó que la pasada edición del festival se cerró con un 87% de ocupación y subrayó la "amplia diversidad de públicos, infantiles y adultos, a los que van dirigidas las propuestas". Por su parte, el director de El Espejo Negro, Ángel Calvente, también presente en el acto y flamante ganador de un Premio Max en la última edición de los galardones por Vida de un piojo llamado Matías, reflexionó sobre las dificultades del teatro de títeres para acceder a los circuitos habituales de distribución y aseguró al respecto que "muchos profesionales de las administraciones de Cultura piensan que las marionetas son una cosa y el teatro otra. Y cuando les dices que haces teatro de títeres para adultos, lo primero que demuestran es incredulidad. Quienes nos dedicamos a esto tenemos que dedicar muchos esfuerzos a convencer a quien corresponde de que también hacemos teatro, y eso que no contamos a menudo con los espacios apropiados, ni con las programaciones idóneas ni con la formación necesaria". Paradójicamente, Calvente ganó su Max dentro de la categoría de espectáculos infantiles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios