Franco de Vita intenta seducir al público español con 'Stop + algo más'

  • El músico venezolano, que recibirá el 3 de abril el Premio Latino de Honor, paseó por Málaga un disco actualizado tras la gira en el que canta con Diego 'El cigala'

En América Latina, Franco de Vita no necesita presentación. Ha vendido millones de copias de sus discos y ha compuesto canciones para Ana Belén, Ricky Martin, Chayanne y Enrique Iglesias, entre otros. En España, país en el que lleva viviendo desde hace casi 20 años, aún está sometido a la tortura de la promoción. Más cuando lo que quiere es mostrar un trabajo que ha sacado con una pequeña discográfica, Avispa, y que se trata de una revisión del Stop que publicó en 2004 y del que vendió más de 700.000 copias al otro lado del océano. Stop + algo más introduce las "curiosidades de la gira" y los mágicos encuentros que tuvo el músico con artistas como Olga Tañón y Diego El cigala.

"En España, el proceso para dar a conocer el disco es duro porque no tienes una compañía fuerte detrás de ti y los medios no son tan penetrables", afirma De Vita, cuya "esperanza es que lo escuche el público español". Y su baza es una balada en la que "trato de salirme de lo tradicional, procuro envenenarla y sacarla de lo de siempre jugando con los elementos", explica el música que confiesa sentirse en un "70 u 80% libre" para hacer lo que le apetece, aunque suele tener en cuenta cuando trabaja las características del mercado.

Para Franco de Vita, que se considera un cronista -"yo cuento historias", dice- cualquier imagen le puede inspirar para crear una canción. La intolerancia, la discriminación, el maltrato, los desastres naturales o las relaciones entre padres e hijos pueblan sus letras, en las que el amor cobra una importancia esencial. Ahora le toca decir Simplemente la verdad.

"Toda mi vida he defendido la verdad porque creo que vivimos en un mundo de mentira total", considera De Vita. Para este verano prepara el lanzamiento de su nuevo disco, en el que le encantaría contar con la malagueña Lamari, alma de Chambao. "Se está perdiendo lo genuino, lo auténtico y hay que ser más honesto, sincero y tolerante porque no sé lo que estamos armando para las nuevas generaciones", añade.

Asegura el músico, que comenzó a componer con 16 años, que "cuanto más escribo más exigente me vuelvo, cada vez es más difícil". Sacarse de un bolsillo la originalidad es una cuenta pendiente que salda en estos días en su nuevo trabajo, Simplemente la verdad. Mientras lo acaba, Franco de Vita recibirá el Premio Latino de Honor de la Academia de la Música. Será el 3 de abril cuando el venezolano recoja un galardón que ya ha reconocido la trayectoria de artistas de la talla de Pablo Milanés, Caetano Veloso, Charly García y Juan Luis Guerra. "Para mí es un reconocimiento a estos años de carrera y de supervivencia, porque sobrevivir tantos años a contracorriente es muy difícil. Siempre dije las cosas cuando no tenía que hacerlo", confiesa un músico que un cuarto de siglo después de sacar su primer disco en solitario sigue en esto con "la misma ilusión".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios