"Hacemos el trabajo desde el corazón, sin pretender imitar a De la Rosa"

  • No son los que fueron, pero son Triana, el grupo que mantiene vivo el repertorio de la banda fundamental del rock andaluz y que esta noche actúa en el Castillo de Sohail en Fuengirola

Triana es sinónimo de rock andaluz y no cabe duda de que forma parte de la historia de la música española. El grupo nació en los años 70, fue bautizado como los Pink Floyd de España y quizás sea uno de los pocos capaces de reunir en sus conciertos a diversas generaciones. A pesar de no contar con ningún miembro original, dicen sentirse muy orgullosos de formar parte de una leyenda que sigue apostando por temas clásicos como la libertad y el amor. Llevan 12 años trabajando con MD Producciones (Sevilla) y su último trabajo es Un camino por andar, un homenaje a su desaparecido compañero Juan José Palacios, más conocido por Tele, donde también se rescata la melodía mítica de Señor Troncoso. Antes de actuar en el Castillo Sohail de Fuengirola, el cantante del grupo, Juan Reina, comentó su trayectoria musical.

-¿Qué supone para Triana participar en el Festival de Rock Andaluz, que tendrá lugar en Fuengirola?

-Para nosotros es todo un honor, porque creemos que este tipo de eventos son necesarios para difundir más la música y que así también la puedan conocer otras generaciones. De hecho, tocamos con Alameda e Hijos de Leyenda, por lo que es una buena mezcla.

-¿Creen que se ha perdido un poco el rock andaluz?

-No creo. Nosotros sacamos discos y cuando hacemos conciertos hay una variedad tremenda de público, de todas las generaciones. A menudo ocurre que haya un abuelo con su nieto cantando los mismos temas, eso lo dice todo .

-Su último disco cuenta con la participación de algunos artistas como Manuel Molina, ¿cómo fue la selección?

-Pues la verdad es que fueron los propios artistas los que se ofrecían cuando empezamos a grabar. Finalmente, había una selección muy grande y decidimos optar por personas que tal vez no sean muy conocidas, comercialmente, para que no pareciera que nos estábamos aprovechando de ellas. Por eso nos decantamos por Rafael Marinelli, de Alameda; Manuel Molina con su toque de guitarra flamenca; Pepe Bao, que había trabajado con los Triana originales y el guitarrista Charlie Cepada. Son unos máquinas de la música.

-Cuente algo de ese último trabajo, Un camino por andar.

-Pues la idea fue de Tele, aunque hemos sido nosotros quienes le hemos dado la forma. Todos los temas son originales nuestros, excepto uno, Señor Troncoso que fue compuesto por Triana cuando aún vivía Jesús de la Rosa. Es el único tema que hemos rescatado porque nos encantaba cómo lo hacía, es una canción preciosa, muy delicada. Muchos grupos han interpretado canciones de Triana, pero ésta no, así que la incluimos.

-Hablando de versiones, ¿qué opinan? ¿Es una forma de comercializar o creéis que se hace para cultivar a la gente?

-Me parece bien que los artistas cojan canciones de un grupo tan legendario como Triana. Yo creo que es una forma de cultivar al público. Manolo García, por ejemplo, siempre canta algo de Triana en sus conciertos, al igual que Medina Azahara o Alejandro Sanz. Son cantantes que no necesitan hacer versiones porque ya se les conoce lo suficiente. Pero claro, también depende de quién lo haga. Si compras un CD y de diez temas siete son versiones, pues está claro que lo han hecho para comercializar. Pero en general me parece bastante bien.

-¿Qué se siente al pertenecer a un grupo que por desgracia no cuenta con ningún miembro original?

-Estuvimos tocando con Tele durante 15 años y él quería que siguiéramos hacia delante. De hecho, Un camino por andar fue idea suya. Cuando murió Tele no quisimos seguir, pero fue su viuda quien nos animó, por eso seguimos trabajando y obviamente el disco es un tributo a Tele. Nosotros somos un grupo para minorías, hacemos unas 40 ó 50 galas al año, pero no vivimos de Triana. Cada uno de nosotros tiene su propia carrera musical y hace sus cosas, sólo nos reunimos de vez en cuando para hacer los conciertos. Para mí es un orgullo. Fíjate, yo era fan del grupo y cuando te ves dentro de él, es una satisfacción muy grande, pero también conlleva mucha responsabilidad. Cuando murió Tele no creíamos que el público fuera a responder tan bien.

-Muchos piensan que se aprovechan del nombre de Triana, ¿qué dicen al respecto?

-Hemos tenido muchas oportunidades de salir en televisión, pero no hemos entrado por ese aro. Estamos tranquilos, hacemos el trabajo desde el corazón y humildemente, sin pretender imitar a Jesús de la Rosa, porque es inimitable, tanto como cantante como compositor. Lo que pasa también es que en España no se está acostumbrado a que haya un grupo sin componentes originales, pero si se hace con dignidad y sin faltar el respeto a la línea musical no hay ningún problema.

-¿Cómo es la relación con Eduardo Rodríguez Rodway?

-La relación fue muy buena hasta que salió Un camino por andar. Le sentó mal que sacáramos el disco y hemos estado a punto de entrar en polémica por ello, con programas de televisión sensacionalistas por medio y todo, pero nosotros nos oponemos.

-¿Cabe la posibilidad de que nuevos miembros continúen con el grupo, tal y como sucede ahora?

-Yo creo que no, es más, la viuda de Tele es la propietaria de la marca de Triana. Lo hemos hablado muchas veces con ella y cuando llegue el momento que nosotros no estemos, esto se termina y punto. Se puede decir que somos la última etapa de Triana. Además, soy el primero que en ese caso dejaría el grupo.

-¿Por cuánto tiempo habrá Triana?

-[Risas] Por mucho. Ahora comenzamos con Un camino por andar y la gente de todas las edades sigue escuchándonos. Cuando ves a chicos de 16 ó 18 años cantando las canciones crees que nunca va a terminar. Como bien dijo Tele: "La música de Triana nunca morirá".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios