Hollywood se queda sin las grandes estrellas de su época dorada

  • El catedrático Román Gubern cree que con la muerte de Liz Taylor se cierra una época

Cada vez que muere una actriz como Liz Taylor se oyen voces ditirámbicas afirmando que era "la última" estrella de la época dorada de Hollywood. Exageraciones quizás, pero la verdad es que son pocos los miembros del star system clásico aún vivos. El cine tuvo rutilantes mitos -Gloria Sawnson, Charlot, Valentino-, pero logró su plenitud industrial entre finales de los años 30 y mediados de los 50 con el sistema de los estudios a pleno ritmo, antes de que la ley antimonopolio acabase con aquella fábrica de sueños y la televisión se convirtiera en el juguete favorito. "Decir que con la muerte de Taylor se cierra una época no es exagerado porque fue un tipo de estrella siempre expuesta, desde niña, por sus amoríos, sus adicciones...", asegura Román Gubern, catedrático de la UAB y experto en mitos e icono.

Con sus poco más de cien años, el cine es un arte joven y ahora ve desaparecer a los miembros más jóvenes de aquel parnaso clásico. Los primeros en "irse" fueron los veteranos: Humphrey Bogart, Clark Gable, Gary Cooper, Joan Crawford, John Wayne, Greta Garbo, James Stewart, Cary Grant, Bette Davis o Katherine Hepburn. De la generación posterior quedan las citadas Havilland y Fontaine o Kirk Douglas (1916), que en los últimos Oscar demostró que le queda algo de la energía de Espartacus.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios