Arquitectura

IN-fact juega en Málaga

  • La firma madrileña de los hermanos Fullaondo e Ignacio Rodríguez Urgel desembarca en la provincia con proyectos en Coín, Antequera y la capital

Un día te acuerdas de esa vieja chaqueta que tanto te gusta y hace meses que no te pones, abres el armario y te quedas con la puerta en la mano. ¡Son las termitas! Ayer no sabías que estaban y hoy forman parte de tu casa. En ocasiones, miras alrededor y no ves qué te rodea y, cuando lo ves, de golpe, te preguntas por qué no estuviste atento. Así ocurre con el estudio madrileño IN-fact, joven firma -resultado de la unión en 2004 de dos estructuras de arquitectos y profesionales encabezados por Diego Fullaondo Buigas de Dalmau e Ignacio Rodríguez Urgel- cuya actividad en Málaga comienza a tener unas dimensiones llamativas, como vistosos son también los proyectos que desarrollan.

Además de lo que están construyendo, o van a construir, IN-fact se ha dejado ver en muchos concursos de la provincia: el del edificio multifuncional en Vélez Málaga -obtuvieron el tercer premio-, el del Centro Giner de los Ríos en Nerja (2002), o el concurso para el complejo de Ciencias de la Salud de la Universidad de Málaga (2006). Lo que sí están levantando es el edificio para equipo de valoración de incapacidades de la Seguridad Social en Coín y las obras de mejora ambientales en la estación depuradora de aguas residuales del Guadalhorce. También ha caído en sus manos, al obtener el primer premio del concurso, el encargo para proyectar el edificio destinado a oficina integral de la Seguridad Social en Antequera. No es poco, para ser una pequeña firma de Madrid.

IN-fact arquitectura S.L. está constituido por un equipo de más de 15 personas dirigido por cuatro arquitectos principales: Diego Fullaondo Buigas de Dalmau, Ignacio Rodríguez Urgel, María Fullaondo Buigas de Dalmau y Luis de la Cuadra Virgili y Ana Baena Azuaga como arquitecto colaborador. Tal y como ellos señalan en su web -www.infactarquitectura.com-, su actividad teórica ha girado, a lo largo de estos últimos años, en torno a la docencia impartida en diversas universidades (EADE Málaga, Alfonso X el Sabio de Madrid, UEM de Madrid, Camilo José Cela) y a la participación en ciclos, exposiciones, congresos, publicaciones, debates y conferencias.

Sus trabajos en Málaga llaman la atención, típicos proyectos con el sello de lo contemporáneo muy marcado, casi de un modo exhibicionista en su proyecto para la Seguridad Social en Coín -con una caja roja saliendo orgullosamente del conjunto-. Precisamente, ese pequeño edificio muestra los esfuerzos de la firma por ofrecer modernidad: cada pieza lucha por ser más llamativa que las demás, y su interior no dista mucho de lo que uno esperaría de las oficinas de unos brokers agresivos. Por otro lado, no se desmarca de la línea búnker, en recuerdo constante a los hormigones de Louis Khan o Ando, escogida por la Seguridad Social para sus nuevas construcciones.

El otro gran proyecto de IN-fact en Málaga es el edificio de oficina integral de la Seguridad Social en Antequera -para este organismo tienen otros trabajos en el resto del país-, sí se distancia de la pauta de caja hormigón.

Un encargo quizá menos agradecido sea el de las obras de mejora ambientales en la estación depuradora de aguas residuales del Guadalhorce. El edificio existente, poco amable y aún menos atractivo, necesitaba un lavado de cara y la firma madrileña ha optado por lucernarios, placas duras y muros translucidos -una unión de duro y blando en su revestimiento-. La piel del edificio es donde juegan a poner piezas diferentes, en una suerte de damero, que ayuda a romper la monotonía de la larga y gris mancha anterior.

Había mucha más ambición en su propuesta para el edificio multifuncional en Vélez-Málaga, Rebalaje, parte de cuya piel surgía del suelo para volar sobre el cuerpo acristalado -soluciones similares se vieron entre los finalistas del concurso del Auditorio de Málaga-, creando una masa liviana unida a una serpenteante superficie muy llamativa. Nunca se hará, pero de todos modos IN-fact está dejando su huella.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios