José Luis Iborra vuelve al certamen con una "pequeña" comedia de enredo

  • El cineasta, que ya presentó en la cita malagueña 'Valentín' (2002), ha contado con Silvia Abascal, Verónica Forqué y Concha Velasco como trío protagonista de 'Enloquecidas'

Hace cinco años comenzó a gestarse un proyecto cuyos resultados se pudieron ver ayer en la Sección Oficial del Festival de Málaga. Juan Luis Iborra presentó Enloquecidas, una comedia de enredo protagonizada por Silvia Abascal, Verónica Forqué y Concha Velasco con la única pretensión de "divertir al público". Tras su participación en el certamen malagueño con Valentín (2002), el cineasta alicantino vuelve a luchar por la Biznaga de Oro con este "proyecto pequeño, rodado en pocas semanas y con muchos decorados" donde los actores son fundamentales, según su director.

Blanca lleva tres días sin coger el móvil a su tía Bárbara, que la ha buscado insistentemente. Cuando finalmente la encuentra, ésta le dice que ha hallado al hombre de su vida pero que después de unos días locos ha desaparecido misteriosamente. Por casualidad, descubren su foto en la casa en venta de unos ancianos encantadores. Resulta ser su hijo, fallecido cinco años atrás. Tía y sobrina, con la ayuda de una actriz hastiada de su profesión, inician una loca investigación por una ciudad plagada de obras. Así se inicia la intriga escrita por el propio Iborra y Antonio Albert. Jordi Rebellón, Iván Sánchez, Elisa Matilla y Asunción Balaguer completan el reparto del largometraje.

Concha Velasco estuvo siempre presente en la cabeza de los creadores de Enloquecidas. "En la película también es una gran diva aunque cansada de la profesión, que trata fatal al público y no quiere tener éxito", explicó el director. El personaje que le da la réplica -la regidora del espectáculo- lo interpreta Elisa Mantilla, aunque este papel estaba concebido inicialmente para un hombre. "Me gusta siempre contar con ella y modificamos el guión, así cobró mucho más peso y la convertimos en otra enloquecida, esta vez por el amor que le profesa a la actriz", añadió Iborra.

Verónica Forqué y Silvia Abascal, que soportan el principal peso de este largometraje que puede recordar a Misterioso asesinato en Manhattan, ya están más que acostumbradas a trabajar juntas. Desde la serie Pepa y Pepe, se han repetido muchos casos en los que ambas actrices han compartido lazos familiares. En esta cinta y para su director, el personaje interpretado por Abascal, que por su edad debería ser "la más loca", demuestra más cordura que las otras protagonistas. "Con Verónica hay química, hay complicidad y todo va más allá de la actriz porque se ha convertido en mi amiga", comentó Abascal en la presentación. "Siempre es un placer trabajar con ella", confesó la actriz que es una asidua del Festival de Málaga. "Lo de Concha Velasco ha sido todo un descubrimiento, es auténtica, con una gran energía, es una hormiguita de la profesión", destacó Abascal.

Jordi Rebellón interpreta al marido de Bárbara, concejal de Urbanismo de Madrid y responsable de muchas de las zanjas abiertas por media ciudad. El actor confesó que aceptó el papel porque "se salía de lo que estaba haciendo últimamente", después de su participación en la serie Hospitalcentral. "Aunque tengas un papel potente en la televisión, no llueven las ofertas", dijo Rebellón, que cree que el trabajo de actor "ha dado un giro, porque antes el actor de teatro podía trabajar en el cine o la televisión, pero ahora manda el marketing y hay que llenar las salas de teatro o de cine".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios