Juana Martín: "No concibo separar el flamenco del arte y de la moda"

  • La diseñadora participa mañana junto a Rosa Mª Martínez, Pedro Mansilla y Mª José del Pino en una mesa redonda en el Thyssen

"El flamenco es la principal fuente de inspiración en muchísimas disciplinas y para mí sería inconcebible separarlo del arte y la moda", afirma la diseñadora cordobesa Juana Martín, que estará en la mesa redonda que se celebrará mañana en el Museo Carmen Thyssen Málaga y que contará con otros tres especialistas en la materia: la antropóloga Rosa Mª Martínez, el crítico de moda Pedro Mansilla y la directora del Salón de la Moda Flamenca (Simof), María José del Pino.

La moda flamenca en la colección Thyssen es la primera de las actividades que se celebrarán durante el mes de julio en el museo. Las obras de Julio Romero de Torres, Joaquín Sorolla, Antonio Cabral Benajarano o Ignacio de Zuloaga son el reflejo de la sociedad andaluza del siglo XIX, y el flamenco, que empezó a dar sus primeros pasos en esta fecha, se convierte en el elemento común en todas estas pinturas que componen la selección de obras de la baronesa.

"Siguiendo a los pintores costumbristas del siglo XVIII y XIX es posible seguir la evolución que ha sufrido el traje de flamenca desde su nacimiento, ya que éstos representan escenas andaluzas donde se llevaban estos vestidos típicos", explica Rosa Mª Martínez, autora del libro El traje de flamenca, que repasa la historia de este traje regional. "Uno de los cuadros que mejor refleja este sentido es Una bolera (1942) de Antonio Cabral Bejarano, presente en la colección de la Baronesa", añade Martínez.

La antropóloga coloca al traje de maja del siglo XVIII como precedente del traje de flamenca, que seguirá todo un itinerario en el que irá sufriendo numerosas transformaciones. Esta vestimenta era representativa de ciertas comunidades como la gitana, que la usaban en festivales dedicados al cante y al baile. El punto de partida del traje de flamenca tal y como se concibe hoy en día se sitúa en los cafés cantante, "en los que las gitanas conservan el traje popular con algunas adaptaciones", señala la autora.

"El flamenco en la moda tiene altibajos. El primer punto álgido se puede ver a finales del siglo XVIII y principios del XIX en las pinturas de Zuluaga", explica por su parte el sociólogo, periodista y crítico de moda, Pedro Mansilla. La llegada de la moda a los trajes de flamenca vendrá más tarde. Según asegura el crítico, será Balenciaga a mediados del siglo XX quien le otorgará la mayor relevancia a la moda flamenca en sus colecciones. Los diseñadores de este tipo de vestimenta procedían sobre todo del sur de España. Más allá, "los referentes los encontramos en Francia con creadores como Delacroix", concluye Mansilla.

La mesa redonda de mañana tendrá lugar en el auditorio del museo a partir de las 20:00, con entrada libre y gratuita hasta completar aforo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios