El Juli, tras un faenón, sale a hombros en Olivenza

  • El diestro extremeño Miguel Ángel Perera corta una oreja a su primer toro · El sevillano Morante de la Puebla, ovacionado en su primero, se marcha de vacío

Julián López El Juli cuajó un auténtico faenón al quinto ejemplar de la tarde en el festejo que abrió la Feria de Olivenza. El de Velilla toreó a placer a un toro al que ayudó en los compases iniciales de faena para después torearlo a placer, atornilladas las zapatillas en la arena, tirando de su embestida siempre. El Juli enganchó adelante en todo momento al de Fuente Ymbro para llevarlo largo y por abajo. Al final consiguió extraer series de importancia sobre la mano diestra, pitón por el que el de Ricardo Gallardo era remiso en las primeras embestidas, dejando dos series metido ya en tablas de altísima nota. Remató el faenón con una buena estocada tras un pinchazo y paseó las dos orejas.

Miguel Ángel Perera cortó una oreja del tercero. El de la Puebla del Prior sorteó un ejemplar que amagó con rajarse pero al que su técnica le permitió encelar y conseguir extraer series en los medios, en las que el de Fuente Ymbro sólo vio muleta y con el que firmó series de importancia, alargando el trazo, abriendo el compás y templando.

Cuando se quiso rajar el toro, Perera terminó su labor en el tercio, exprimiéndolo en series de cercanías y muletazos de recurso, antes de finiquitar su labor de una estocada entera en el sitio. El sexto fue ejemplar rajado y de pocas opciones, con el que el extremeño lo intentó todo en todos momentos, aunque sin lucimiento por las condiciones de su oponente.

Morante abrió plaza con un ejemplar manejable, pero falto de raza con el que destacó en un arrebatado saludo a la verónica. La faena de muleta fue perseverante, intentando sacar todo lo que tenía el de Ricardo Gallardo en series marcadas por su personalidad, intentando que el ejemplar rompiese hacia adelante, destacando algunas series sobre la mano diestra del sevillano. El cuarto fue un toro muy rajado con el que el sevillano abrevió.

El peor ejemplar lo sorteó El Juli, ya que el toro acusó una voltereta en el segundo tercio y llegó mermado a la muleta. El madrileño lo intentó todo, templado y en la media altura, pero el de Fuente Ymbro se defendió constantemente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios