El 'Julio César' dirigido por Paco Azorín llegará al Festival de Teatro en enero

  • El montaje, con Mario Gas y Sergio Peris-Mencheta, tendrá dos funciones en el Cervantes

La próxima edición del Festival de Teatro de Málaga promete ponerse shakesperiana. Y, como muestra, el mejor botón lo constituye la última gran producción puesta en marcha en España a partir de la obra del bardo: nada menos que el Julio César que dirige Paco Azorín, estrenado el pasado mes de mayo en Murcia y presentado con gran éxito en la pasada convocatoria del Festival de Teatro Clásico de Mérida. La obra contará con dos funciones, el 14 y el 15 del próximo mes de enero, en el Teatro Cervantes. El reparto cuenta con Mario Gas (que interpreta a Julio César), Sergio Peris-Mencheta (que hace lo propio con Marco Antonio) y Tristán Ulloa (Bruto), además de José Luis Alcobendas, Agus Ruiz, Pau Cólera, Carlos Marto y Pedro Chamizo .

El Julio César de Shakespeare es una de las aproximaciones más contundentes y reveladoras jamás escritas al ejercicio del poder y a la corrupción que entraña en quienes lo practican. El director de este montaje, Paco Azorín, fundó hace diez años en Barcelona el único festival de teatro dedicado íntegramente a Shakespeare y coordinó sus cuatro primeras ediciones, así que pocos creadores escénicos cuentan con su autoridad para abordar un texto tan capaz de generar ideas y emociones a cada palabra. Azorín ha partido para su proyecto de la traducción canónica de Ángel-Luis Pujante (Premio Nacional de Traducción en 1998 por su versión de La tempestad), aunque la ha reducido hasta dejarla en sólo hora y media y en boca únicamente de ocho de sus personajes masculinos, con lo que sacrifica las aportaciones femeninas (por otra parte jugosísimas) del original de Shakespeare. La idea de subir a escena Julio César acudió a Paco Azorín por primera vez en 2006; entonces, pensó estrenarla en el mismo Festival Shakespeare de Barcelona seguida de Antonio y Cleopatra, también del genio inglés (y con la que el mismo concluyó su serie romana, que incluye, además de estas dos piezas, la temprana Tito Andrónico y Coriolano). Finalmente tuvo que retrasar el estreno, aunque cuando pudo retomarlo para este año lo hizo con Gas, Peris-Mencheta y Ulloa, a quienes ya había implicado en el primer intento.

La producción refuerza así el carácter político de la obra con una estética contemporánea en escena. Azorín admitió en su día ciertos paralelismos con la película de Mankiewicz: el espectador malagueño podrá comprobar si el monólogo de Peris-Mencheta (otro shakesperiano de pro merced a su Tempestad) resulta tan corrosivo como el de Marlon Brando. Bienvenido sea el bardo, una vez más.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios