Justo Navarro evoca a la 'Generación Perdida' a la luz de Hemingway

  • El escritor participó ayer junto a Andrés Arenas y J. A. Gurpegui en la primera jornada del congreso dedicado al escritor estadounidense en el Museo Municipal

Con toda su carga mitológica, la Generación Perdida ha constituido uno de los objetos de estudio predilectos para escritores y literatos en el marco del siglo XX. Fue Hemingway quien acuñó el término en su primera novela, Fiesta, y regresaría al mismo en París era una fiesta para referirse a su propia generación, a la que de poco había servido ganar la guerra. Ayer, el escritor granadino residente en Nerja Justo Navarro escudriñó los entresijos de este título dentro del congreso internacional dedicado a Hemingway Un verano peligroso. Málaga 1959, en el Museo del Patrimonio Municipal.

Navarro inició su exposición con la narración del mismo origen de la marca Generación Perdida. Durante los años 20, Hemingway buscaba refugio y consuelo estético en la casa en París de Gertrude Stein, donde encontraba "lumbre y buenos cuadros", entre ellos el famoso retrato de Picasso. En cierta ocasión, Stein llevó su Ford T a un taller y se quejó ante el patrón del mal trato que había recibido por parte del mecánico. El dueño del taller se dispuso a reprender al muchacho de la siguiente manera: "Tú y todos los que se comportan como tú formáis parte de una Generación Perdida". Navarro explicó ayer que a Hemingway "le encantó esta expresión, aunque la misma Stein le acusó de pertenecer a la Generación Perdida de aquel mecánico y de andar siempre borracho".

Otro personaje clave en la consolidación de esta generación fue Scott Fitzgerald, quien ya empleó el término en su novela A este lado del paraíso, cinco años de la aparición de Fiesta. Navarro subrayó ayer la "deslealtad que Hemingway demostró hacia Scott Fitzgerald, a quien retrató borracho en un bar como un niño malcriado e inaguantable en París era una fiesta, aunque el propio Fitzgerald le había ayudado a encontrar editor y estaba profundamente enamorado de su obra". Esta deslealtad se repetiría como una constante contra la propia Gertrude Stein "y contra quienes le habían recomendado desde EEUU para desarrollar su carrera en Europa".

Justo Navarro apuntó además la consideración que hacía Hemingway sobre dos posibles Generaciones Perdidas, o al menos dos interpretaciones de la misma. Por una parte, quienes la formaban "salieron heridos de la guerra, entre ellos el propio Hemingway, que quedó seriamente dañado en una pierna". A la vez, el propio escritor llevó siempre consigo en el frente una carta de su madre en la que le acusaba de portarse como un borracho "y pretender vivir de su cara bonita". Navarro resolvió así la paradoja: "La Generación Perdida había vivido la guerra en toda su crueldad, pero lo había hecho desde el país vencedor por antonomasia, EEUU, el mismo que durante los años 20 vivió una gran etapa de esplendor". El crack del 29 pondría finalmente las cosas en su sitio.

La jornada de ayer quedó completada con la intervención de Andrés Arenas, biógrafo de Hemingway que además ejerció de presentador para Justo Navarro, y J. A. Gurpegui. Hoy, las ponencias continuarán a las 19:00 en el Museo del Patrimonio Municipal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios