Kate Winslet: "Soy multitarea y puedo cambiar de una cosa a otra"

  • La actriz es uno de los grandes nombres propios de la Mostra de Venecia, donde ha presentado estos días dos películas y una miniserie de televisión

La actriz Kate Winslet se ha multiplicado como nadie en el Festival de Venecia, donde presentó dos películas y una miniserie de televisión y no paró de hacer promoción y de pasearse por la alfombra roja. ¿Cómo lo logra? Porque asegura ser "multitarea".

"Puedo cambiar de una cosa a otra así", dijo chasqueando los dedos una expresiva Winslet en Venecia. Vestida enteramente de negro y con su melena rubia recogida, Winslet no parece sentirse cansada por una promoción interminable, que interrumpe de vez en cuando para fumarse un cigarrillo. Porque todo forma parte de una profesión que la apasiona.

"Actuar es tan maravilloso y formar parte de este mundo loco es un privilegio". Aunque reconoció que tiene momentos en los que piensa que no va a conseguir hacer bien su trabajo y en los que sólo quiere "dejarlo todo" e irse con sus hijos. "Pero eso le pasa a todo el mundo", agregó. Un trabajo en el que vuelca sus experiencias personales y las de las personas que la rodean, algo necesario para su profesión.

Por eso considera vital haber tenido una vida llena de experiencias interesantes y le parece absurdo cuando le preguntan si eliminaría algo de su pasado: "No hay nada que borrar en mi vida. Todo lo que me ha pasado me ha hecho como soy". "La experiencia de vida es cómo crecemos y aprendemos", agregó esta actriz nacida en Reading (Inglaterra) en 1975.

Y todo aquello por lo que ha pasado se refleja en papeles como los que la han llevado a Venecia. Es el caso de Carnage (Un dios salvaje), la película que Roman Polanski presentó a competición y en la que está acompañada por Jodie Foster, Christoph Waltz y John C. Reilly.

Cuando recibió la llamada del realizador franco-polaco, su primera reacción fue: "Es Roman Polanski. ¡Oh, Dios mío!", relató vocalizando exageradamente.

"Es un sueño para cualquier actriz trabajar con alguien como Roman", aunque, para ella, la decisión sobre si trabaja o no en un proyecto fue una combinación de muchas cosas. En este caso, le encantó la historia, que calificó de "absolutamente cómica". Y consideró que podía entenderla y sentirse relacionada con ella en muchas formas, porque es madre y ha pasado por ese tipo de problemas de discusiones entre escolares. "Es un asunto que me divierte mucho", aseguró.

Pero también quería estar por "trabajar con Jodie, John y Christoph", y porque había visto la obra de teatro en la que se basa la película (Un dios salvaje, de Yasmina Reza) en Broadway y la encontró "absolutamente brillante y con unos actores increíbles". "Hope Davis interpretaba mi personaje y estaba simplemente espectacular".

Todo esto hacía que Carnage supusiera un reto para ella como actriz y le diera la suficiente motivación para entrar en el proyecto.

Un personaje complicado pero menos que el de la miniserie Mildred Pierce (Alma en suplicio), por el que recibió una de las 22 nominaciones que se ha llevado este trabajo para los próximos premios Emmy. "Mildred es lo más duro que he hecho desde Titanic en términos de duración, porque es el papel más largo que he hecho, 16 semanas, 5 horas de filme. Era todo el papel, estaba en cada escena, todo le pasaba a ella o alrededor de ella".

Un papel "extremadamente exigente", en el aspecto físico y como mujer: "Teníamos hasta doce páginas de guión al día -en cine suelen ser cuatro ó cinco- y yo tenía que estar todo el tiempo hablando. Fue muy muy difícil para mí". Menos que su papel secundario en Contagion (Contagio), de Steven Sodebergh, presentada en Venecia fuera de concurso. Pero tiene "grandes recuerdos" de cada uno de estos trabajos: "Puedo hablar de cada uno con gran felicidad y convicción".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios