Llegan a España 73 años después los 'collages' del surrealista Max Ernst

  • La muestra, que se exhibirá a partir del 11 de febrero en la Fundación Mapfre, se completa con la 'Suite Vollard' de Picasso

Los collages originales que componen Une semaine de bonté de Max Ernst, considerados "el secreto mejor guardado del siglo XX", ya que únicamente han sido expuestos en Madrid en 1936, vuelven a exhibirse 73 años después y en la misma ciudad, como uno de los testimonios clave del surrealismo. Ernst, nacido en Alemania en 1891, donde se integró en las vanguardias dadaístas de Colonia, se instaló en 1922 en París, donde sus obras encajaban perfectamente con el movimiento surrealista, del que fue uno de sus máximos exponentes.

El Museo Picasso Málaga también acoge, hasta el 1 de marzo, algunos de los grabados, collages, pinturas y dibujos del artista bajo el título Más allá de la pintura. Max Ernst en la Colección Würth.

Une semaine de bonté está compuesta por 183 collages de papel que siguen la técnica perfeccionista de Max Ernst hasta el punto de que es prácticamente imposible distinguir la labor de las tijeras y el pegamento, pues el artista dedicó su vida a buscar entre la gran variedad de materiales a su alcance, aquellos que servían a su objetivo, convirtiéndose así en un constante investigador.

Ese perfeccionismo fue clave a la hora de "esconder" la obra, pues Ernst no quería que sus coetáneos descubrieran las sofisticadas técnicas que utilizaba. Sólo consintió que esta obra fuera exhibida en el Madrid republicano. Finalmente, después de todos estos años, la obra quedó en manos de un coleccionista privado que en 2008 dio el visto bueno para que se expusiera en Viena y Hamburgo en el museo que lleva el nombre del artista y, tras su paso por Madrid, acabará el recorrido en París.

Ernst comenzó a trabajar Une semaine de bonté, que definió como un collage novela, en 1933 en Italia y para ello "utilizó elementos que habían pasado muy desapercibidos, como las ilustraciones de novelas folletinescas del siglo XIX", a las que él descontextualiza añadiéndoles elementos oníricos y terroríficos, propios del surrealismo, explica Werner Snipes, comisario de la muestra de esta serie que estará en la Fundación Mapfre del 11 de febrero al 31 de mayo. Snipes, íntimo amigo de Ernst y Picasso, cuenta que el artista ya había publicado dos collage novelas, ambas con texto. Pero en Une semaine de bonté prescindió de cualquier palabra para que "cada espectador le ponga su propia voz y encuentre la angustia que contienen las obras", señala Werner Snipes.

Construida con un esquema simple, basado en los días de la semana, pero invirtiendo el proceso de la Creación, la serie comienza con el domingo, al que Ernst otorga un color violeta como "una agresiva postura anticlerical". "Ése es el trasfondo de una época que empieza a oler mal", comentó el propio artista a su amigo Snipes, a quien señaló: "Ésta fue mi respuesta a la llegada de Hitler al poder".

Así, tanto él como Picasso, "los dos artistas comprometidos de su tiempo", -cuya obra en papel, la Suite Vollard, se exhibe en el mismo edificio- querían poner de relieve, explica Snipes en palabras dichas por Picasso que "el artista, a través de su obra, tiene una posibilidad de dar a conocer su punto de vista ante la opinión pública".

Como si de cinco cuadernillos se tratara, Max Ernst dividió su obra por colores, respondiendo cada uno de ellos a una temática. El violeta es una muestra de su anticlericalismo, el verde lo utiliza como referencia del agua y del diluvio destructivo. El rojo, a pesar de lo que podía parecer, no significa sangre, sino fuego, "con dragones escupiendo llamaradas y componiendo en cada lámina catástrofes terribles", apunta Snipes. El azul es para Max Ernst como "signo de la sangre", como él mismo resaltó y en esas obras mezcla el realismo clásico con elementos puramente surrealistas. Y el amarillo "muy luminoso y similar a los rayos de sol", comenta Snipes, simboliza "la ambición interna. Lo que no se percibe con la vista sino con los ojos de la imaginación".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios