Luces no acudirá este año a la Feria del Libro de Málaga

  • Después de participar en las últimas tres ediciones, la librería no ve rentable su asistencia en términos económicos, de imagen y de difusión · Propone una cita fuera del centro para captar nuevos clientes

Por el centro de Málaga circulan miles de viandantes, lectores en potencia o de facto que encuentran en las librerías una parada estratégica. En plena Alameda Principal, Luces se beneficia de este tráfico. Pero a menos de 500 metros, en el Paseo del Parque se celebra cada año la Feria del Libro, una distancia demasiado corta que no ofrece cambios significativos en la captación de clientes. Por estos y otros motivos Luces no ve rentable su participación en la próxima edición (del 30 de mayo al 8 de junio).

"En toda la feria podemos llegar a vender lo que vendemos aquí en un sólo día", calcula Pilar Villasana, socia fundadora de la librería junto a José Antonio Ruiz. Y las cifras no le quitan la razón. Puestos a hacer cálculos, los responsables estiman que entre los 600 euros de alquiler de caseta, el salario de dos empleados como mínimo, el transporte, el traslado de la base de datos a tiempo real, el datáfono y la oferta de libros el coste global asciende a unos 3.500 o 4.000 euros, "si quieres llevar algo digno", matiza Ruiz. Estos factores se suman a lo que el empresario considera "competencia desleal" de editoriales y otros agentes culturales que acuden a la feria sin apenas pérdidas. "Del medio centenar de casetas, seis son sólo de librerías, el resto son editoriales, ONG y otras instituciones", analiza Villasana.

La coincidencia con la Feria del Libro de Madrid, unido a que las instalaciones para la presentación de libros y actividades lúdicas paralelas "no son cómodas", -puntualiza la encargada- restan atractivo a la feria malagueña y añade motivos a Luces para desmarcarse este año por primera vez de la lista de participantes. En las últimas tres ediciones, la librería ha acudido con temáticas diferenciadas en sus stands: novela histórica, intriga y, por último, con el conocimiento a través de todas las edades como temática.

Para Luces, cada uno de estos factores remite a una misma conclusión, "falla el modelo de feria", asegura Ruiz. El empresario alude así a una iniciativa "que no fomenta nuevos lectores, los enquista al estar ubicada siempre en el mismo sitio, los clientes son los mismos. ¿Por qué no hacerla, por ejemplo, en el Parque del Oeste?", propone". Y si este cambio viene parejo a una caseta de tertulias "donde no haya lecturas de poesía con ruido de coches detrás" y vengan autores nacionales potentes "que compartan caseta con los locales", la librería malagueña se plantearía regresar a la cita.

Una librería es un comercio más, una empresa con ambición y Luces no quiere dar marcha atrás en un proyecto que ya ha cumplido su quinto año de vida. "Parece que da pudor dedicarte a la cultura y ganar dinero", lamenta Ruiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios