Luis Manuel Ruiz gana el Málaga de Novela con 'Temblad villanos'

  • El escritor sevillano se impuso entre los 915 manuscritos presentados con una novela policiaca que rinde homenaje al cómic

Luis Alberto de Cuenca, presidente del jurado del Premio Málaga de Novela, no pudo ser ayer más elocuente: "No hay santo sin octava". Y lo cierto es que la edición del galardón cuyo fallo se dio a conocer ayer, la octava, ha registrado un visible hito de participación no sólo en cuanto a las anteriores, sino en el mapa nacional de los premios literarios: los aspirantes enviaron un total de 915 manuscritos al certamen que organiza el Instituto Municipal del Libro en colaboración con la Fundación José Manuel Lara, responsable de la edición de las obras ganadoras en las cinco últimas convocatorias. El registro multiplica por cuatro el del año pasado, con novelas suministradas no sólo desde España (unas 650), también desde Latinoamérica y Europa, amén de otros rincones planetarios. Ante semejante euforia, ganar esta edición significaba adjudicarse una notable dosis extra de mérito. Y el hombre del millón es Luis Manuel Ruiz (Sevilla, 1973), que se impuso en la decisión de jurado con una novela policiaca tan respetuosa con las reglas del género como singular en sus formas, de poderoso título: Temblad villanos.

En la lectura del fallo, celebrada ayer en el Ayuntamiento de Málaga, el propio Luis Alberto de Cuenca advirtió de que, a tenor de tan alta participación, "se cierne sobre nosotros la amenaza de que haya más escritores de novela". Y sí, eso parece. Pero Luis Manuel Ruiz (cuya bibliografía incluye ya ocho novelas y un libro de relatos; su última entrega, El hombre sin rostro, apareció publicada hace apenas un mes en la editorial Salto de Página) presenta como principal distinción, según el poeta, "su aspiración a llegar a un público amplio, sin poses elitistas, a través del pop, el cómic y la novela de género; y, al mismo tiempo, a través de una escritura ambiciosa, con un cuidado exquisito del lenguaje". Luis Alberto de Cuenca recordó que la ganadora del Premio Málaga el año pasado, la también sevillana Eva Díaz Pérez, se hizo recientemente con el Premio Andalucía de la Crítica con la misma novela, Adriático, "lo que demuestra que íbamos por buen camino. En cuanto a Luis Manuel Ruiz, estoy seguro de que hemos vuelto a acertar".

El propio autor defendió "sin ninguna duda" que Temblad villanos es "una novela policiaca, de género. Como lector, me gustan mucho este tipo de novelas y no tengo ningún problema con que la mía se reconozca así". No obstante, su aportación personal "pasa por mezclar esto con otro tipo de influencias, especialmente de corte fantástico, que se dan sobre todo en la introspección de los personajes. Pero Temblad villanos es ante todo un homenaje al cómic, lo que queda claro ya desde el título. Yo soy un admirador de Tintín y de Conan y he querido echar mano de eso abiertamente". También admite Luis Manuel Ruiz la influencia de otras ramas de la cultura pop como las series de televisión, "desde Sherlock, que me gusta especialmente, hasta Doctor Who pasando por Juego de Tronos". Todo un atracón de postmodernidad y nostalgia dirigido, ciertamente, a un público amplio; pero también, con más intención, al público "lector de novelas de ciencia-ficción y fantasía", cuya afición incondicional y a menudo apasionada echa el escritor sevillano de menos "en los lectores medios". Precisamente, que el jurado del Premio Málaga (formado por Eva Díaz Pérez, Antonio Soler, Antonio Orejudo, Ignacio Garmendia y el director del Instituto Municipal del Libro, Alfredo Taján, además del ya citado Luis Alberto de Cuenca) haya decidido reconocer una novela como Temblad villanos entre tanta competencia permite alimentar en Luis Manuel Ruiz la convicción de que la literatura de género "está dejando de ser un asunto minoritario no sólo en cuanto al número de lectores, también en cuanto a ciertos ámbitos literarios que hasta ahora no parecían prestarle demasiada atención". Por último, el escritor, filósofo de formación y profesor de filosofía en Educación Secundaria ("Tuve la tentación de dedicarme exclusivamente a la literatura; afortunadamente, me arrepentí a tiempo", afirmó ayer), admite aún la presencia de un sustrato filosófico en sus novelas, también en Temblad villanos, si bien "poco a poco se ha ido relajando. Me he soltado la melena, ya no es tan evidente. Quizá se hace más notorio en los diálogos interiores de los personajes".

La portavoz de la Fundación José Manuel Lara, Ana Gavín, anunció ayer en la lectura del fallo que Temblad villanos (cuya protagonista, la detective Esther, es según Luis Manuel Ruiz una "poli buena", aunque no exenta de paradojas) saldrá a la venta el 10 de junio. Hay playas que parecen pedir ciertos libros a gritos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios