Madonna quiere seguir "fabricando" éxitos

  • A punto de cumplir 50 años, la reina del pop presentó ayer en Los Ángeles, su undécimo disco

Ha vendido más de 200 millones de discos y no tiene intención de parar. Madonna, la reina del pop, al borde de los 50, asegura que su objetivo es "seguir fabricando éxitos" y que cada uno de sus álbumes es autobiográfico de alguna forma. "Es difícil discernir esa separación cuando las escribo porque pongo el corazón y mis experiencias en ello", aseguró la estadounidense.

Vestida con pantalón y camiseta negra, pendientes amarillos a juego con unos tacones vertiginosos y sin apenas maquillaje. Así de sencilla se presentó ayer la cantante en un hotel de Beverly Hills ante un pequeño grupo de periodistas, en un encuentro que sirvió para analizar su nuevo disco, Hard Candy, el undécimo álbum de estudio en su carrera, y para conocer detalles de la vida de este mito de la música.

"Todavía pretendo seguir fabricando éxitos, nunca he hecho un disco que no me importase si era escuchado o no; he evolucionado como persona y mi música lo refleja, lo que no quiere decir que no vaya a escribir una canción sobre salir a bailar y pasarlo bien", dijo Madonna.

Y es que Hard Candy más que un disco es la alegre y explosiva invitación a bailar que extiende la artista al mundo, a través de un sonido más complejo y urbano, aderezado con unas letras "irónicas y contradictorias" que reflejan su transformación.

Para dotar de alma a este nuevo trabajo con espíritu de hip-hop, la artista se ha rodeado de Justin Timberlake, con quien canta en varias canciones del disco, y de los productores Timbaland, Nate Danja Hills y Pharrell Williams. "Quería trabajar con Justin porque me encanta su música, y cuando me gusta algo lo persigo", admitió la cantante. La idea nació del deseo de la diva por "experimentar", "aprender nuevas cosas y trabajar con gente que sabe más", un método de trabajo que aplicó en She's Not Me o Spanish Lessons, donde Madonna plasma "todo el español" que sabe.

En agosto cumplirá 50 años, toda una marca "para cualquier persona", corrigió Madonna a una periodista, que había comentado que esa edad era un punto de inflexión para las mujeres. "Cincuenta no es una mala palabra. Son una excusa para celebrar otra fiesta", afirmó restando importancia al hecho.

Más preocupante le resulta el contexto actual del mundo. "Mi sentido de la urgencia no tiene nada que ver con mi edad, sino con el estado de la sociedad", defendió la cantante a la hora de explicar los mensajes que lanza en el disco, en los que anima a la gente a "comerse el mundo".

"Siento que vivimos en un tiempo prestado", agregó la artista, quien admite sentirse "físicamente más fuerte que hace 20 años". Y aunque bromea al decir que en realidad todo se debe a que bebe "la poción mágica", asegura que la clave de su bienestar reside en la mente. "Si estás fuerte mentalmente, también lo estás físicamente".

Y así, entre comentarios sobre su entrada al Rock and Roll Hall of Fame el pasado 10 de marzo, -"mi primera impresión fue ¿eso es donde ponen a los dinosaurios de la música?"-, y sus futuros retos "hacer más discos, ser mejor persona, ser mejor madre, educar bien a mis hijos y dirigir más películas"-, Madonna se despidió con una promesa. Ante el recordatorio de no haber pisado España en su última gira, se disculpó y se comprometió a subsanarlo en los próximos meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios