Mala suerte de Frascuelo, que cae herido, y de Lancho, sin espada

  • El veterano diestro madrileño sufre una cornada muy dura de pronóstico grave, con dos heridas en el muslo izquierdo y otra en el muslo derecho

La cogida grave de Carlos Escolar Frascuelo y el fallo a espadas de Israel Lancho cuando estaba a punto de cortar una oreja son las notas sobresalientes de la corrida de en Las Ventas.

Mala suerte de Frascuelo, que a los sesenta años de edad y treinta y cuatro de alternativa todavía tiene cosas importantes que decir en los ruedos. Y en el intento de decirlas, lección de entrega y pureza, ha caído herido grave. Nada menos que dos cornadas, una de ellas con dos trayectorias. El toro no le ha perdonado. Aunque en otro contexto, mala suerte también del confirmante Israel Lancho, todavía inexperto pero que ha querido mucho en los tres astados que tuvo que matar, y que después de acoplarse en buena medida con el toro de la corrida, el sexto, ha estropeado con la espada un triunfo seguro.

El tercer contratiempo de la función fue, exceptuando el mencionado sexto, las nulas posibilidades del ganado. Iván García, el gran derrotado moral de la tarde, las solventó con escaso ánimo y, si cabe, menos recursos.

Del herido, decir que apenas tuvo tiempo para una artística apertura de faena por abajo, en la que dos pases de trinchera fueron auténticos carteles. Una tanda más por el derecho, con el toro rebrincado y descompuesto, tuvo asimismo aroma muy torero. Y ya al intentar el natural, la voltereta y las cornadas. Se hizo cargo del toro agresor Iván García, quitándoselo de encima tras ligero macheteo. Un Iván García que en los dos de su lote tampoco se confió.

Lancho, todavía con limitaciones técnicas, y teniendo en cuenta también que dos de los tres toros que estoqueó fueron muy ásperos. Muy recio, de verdad en el otro, falló a espadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios