Málaga evoca en fotogramas el pulso de 'Litoral' a la historia del país

  • Gaby Beneroso, Enrique de la Vega y José Luis González Vera acaban de terminar la primera parte de un documental que recorre las vicisitudes de la revista desde sus inicios · Se verá en Málaga en septiembre

Es el definitivo. Un justo homenaje que completa todo un ciclo de vida. La revista Litoral nació en Málaga en los años veinte como testigo artístico de una época y una generación, la del 27. Su supervivencia en tiempos convulsos, poco propicios para el pensamiento libre la ha hecho merecedora de un documental. Han pasado más de 80 años desde que los malagueños Emilio Prados, Manuel Altolaguirre y José María Hinojosa decidieran crear una publicación pionera en fondo y forma. Hoy, otros tres malagueños quieren agradecer su existencia con un recuerdo en imágenes. Gaby Beneroso, Enrique de la Vega y José Luis González Vera acaban de terminar la primera parte de Litoral, la luz de la orilla, una cinta que se presentará en Málaga a finales del próximo septiembre y que se podrá ver en Canal Sur (coproductora) este otoño.

"Trazamos la historia de España", matiza José Luis González para referirse a la evolución de una revista que supo tomarle el pulso al país a través de su referentes culturales. El punto de partida de este primer bloque se sitúa en el nacimiento de Altolaguirre y Prados, o sea a finales del XIX principios del XX. La cinta se detiene en 1930, punto de inflexión de Litoral por la desvinculación de los artífices. "La revista hundió la economía familiar de Prados", recuerda el director.

A través de testimonios de historiadores, expertos en el estudio del 27 y familiares de los creadores se configura este primer bloque (de poco más de una hora de duración), refrescado con la dramatización de imágenes de la época. Así, la aportación de los expertos como Rosa Romojarro, José Antonio Mesa Toré, Alfredo Taján y Luis Puelles, entre otros, junto a la de los herederos de la imprenta del 27 configuran el corpus teórico.

Dos de las fotografías escenificadas retratan la surrealista Orden de Toledo que fundara Buñuel en 1923 y a Altolaguirre, Prados, Dalí y Gala en pose distendida sobre un muro de la playa. Para éstas y otras ocho dramatizaciones del documental los directores han contado con 18 actores. Y como enlace de las distintas secuencias han recurrido a la animación de los cuadrosde Lorenzo Saval, actual responsable de la revista.

"Era la primera vez que una revista literaria le concedía tanta importancia a una ilustración como a un poema", subraya González y rescata de esa primera etapa la firma de Picasso, Juan Gris y Lorca con sus dibujos . "Esa plástica sigue existiendo", añade el realizador.

El segundo bloque (aún pendiente de montaje) comienza con la Guerra Civil, el fusilamiento de Hinojosa y sigue con el consiguiente exilio de Rejano, Moreno Villa, Altolaguirre, Ginés y Prados y la edición de Litoral en México "como bandera de modernidad", resume González. De ese grupo de intelectuales tan sólo sobrevivió Ginés "que ve en el 68 cómo la revista vuelve a editarse en Málaga", añade el director.

De la mano de José María Amado , Litoral vivió su etapa más polémica. "Nunca le perdonaron que hubiese sido falangista, a pesar de que luego militó en el partido comunista, y de que entregó todo su capital a la revista", lamenta González. Por estos años, las páginas se ilustraban con la letra de un ideario revolucionario. Reportajes sobre Mao, el Mayo del 68 y monográficos dedicados a Ridruejo, Bergamín y Alberti labraron un camino que posteriormente, en 1973, supo recoger Lorenzo Saval "y modernizarlo", sostiene el realizador.

Y hasta la fecha. Litoral sigue surcando el mejor arte y literatura contemporáneas a ambos lados del Atlántico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios