Málaga recorre ocho siglos de civilización andalusí

  • Un centenar de piezas del Museo Arqueológico relatan en la sala del Rectorado el pasado islámico de la ciudad con el acento en la cerámica, las telas y los mapas

Comentarios 1

Con la colina de Gibralfaro y la muralla de la Alcazaba como brújulas,un centenar de vestigios caminan desde el año 711 al 1487 para recordar el diálogo fructífero que mantuvo la ciudad con Europa y América. Ayer se inauguró en la sala de exposiciones del Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA) una exposición que hasta el 27 de junio recorrerá entre cerámicas, telas, manuscritos y representaciones ocho siglos de historia.

Dividida en cuatro secciones, Espacios y tiempos, Gentes y hechos, Productos y comercios y Representaciones la muestra tiene como fin último "hacer llegar al gran público de la manera más pedagógica y placentera todo este material", recordó ayer la consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres. Algunas de las piezas se exhiben por primera vez, "otras hace unos doce años que no se muestran o aún no han sido sometidas a la restauración necesaria para el futuro Museo de Málaga", recordó Torres.

A través de estos restos se puede apreciar la labor de carpinteros, canteros y escultores al servicio de esa Malaca crucial como puente de civilizaciones. Testimonios escritos desde la Edad Media hasta hoy, la historia personificada en sus gentes anónimas o relevantes en la política y la cultura, así como los productos derivados del comercio continúan ese mismo discurso.

Completan el relato la representación cartográfica, pictórica y en objetos de todo tipo tanto de estudiosos como de artistas y viajeros que vieron en este puerto andalus, una fuente inagotable de recursos. En ese mosaico de testimonios cobra especial relevancia el papel que jugó la loza dorada, la más afamada de las cerámicas del Reino Nazarí de Granada y que tuvo su principal centro productor en Málaga.

Asimismo, la muestra exhibe siete ejemplos documentales inéditos procedentes del Archivo Histórico Provincial. Los textos forman parte de la colección hallada hace unos años en la Axarquía y que estuvieron escondidos durante 500 años en el interior de un muro. "Están siendo restaurados y se prepara su publicación en una edición facsímil", recordó ayer la titular de Cultura. Entre ellos figura un Corán nazarí con decoración vegetal. "Una muestra de cómo sus dueños fueron expulsados de sus casas pero dejaron el libro sagrado a buen recaudo", matizó Torres.

En el siglo XIX la colección de los marqueses de Loring hizo posible que muchas de estas piezas hallan llegado a nuestros días. Por su parte, el alcalde de Málaga Francisco de la Torre recordó el esfuerzo "sin éxito" del Ayuntamiento por recuperar algunos de estos ejemplares perdidos cuando los nobles vendieron la finca de La familia vasca Echevarría-Echevarrieta.

Comisariada por María Jesús Viguera, Entre Málaga y Malaca está organizada por la UMA, patrocinada por la Junta de Andalucía con la colaboración del Ayuntamiento de Málaga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios