Moncho Borrajo se marcha de los escenarios porque cree que lo ha dado "todo"

  • El cómico representa hasta el 26 de octubre en el Teatro Alameda de Málaga el espectáculo 'Despedida y cierre'

Moncho Borrajo, que se encuentra de gira con el espectáculo que supondrá su retirada de los escenarios, Despedida y cierre, aseguró ayer que "lo peor" de sus 38 años de carrera "ha sido la soledad, pasar de un teatro lleno a estar solo a la una de la mañana en un hotel con un bocata y una cerveza".

"Hay que tener el cerebro muy bien amueblado para no caer en otras cosas en las que ha caído otra gente", afirmó Borrajo, que presenta su espectáculo desde hoy y hasta el 26 de octubre en el Teatro Alameda de Málaga. El cómico ha decidido marcharse porque cree que ya lo ha "dado todo" y le parecería "inmoral seguir haciendo lo mismo", y además considera que "lo mejor que puede hacer un artista es irse dos minutos antes de que lo echen".

Borrajo no ve quién puede tomar el testigo que deja al retirarse, y está "preocupado" al ver que los actuales monologuistas son "tan políticamente correctos, porque si eres así a los 25 años, a los 50 eres un facha de cojones". Él, por su parte, cree haber cumplido en estos 38 años con su papel de ser "políticamente incorrecto y mosca cojonera", algo que "ha pagado", porque si se dicen las cosas que él dice sobre el escenario "no se trabaja en los teatros oficiales, pero no me importa, porque lleno los otros".

"En España, la independencia se paga con el silencio. Nadie sabe que tengo dieciocho libros y cien exposiciones de pintura, pero si hubiera dicho Vota PP o Vota PSOE, se sabría más", afirmó. También subrayó que no tiene "nada que ver" con el personaje que ha interpretado estos años en el escenario, porque él es "tierno, cariñoso, educado, no digo tacos, me gusta la cocina de cuchara y no tolero la gamba mirando al kiwi, y soy amigo de mis amigos, por eso tengo pocos, y conocidos, muchos".

Está satisfecho por no haber "vendido nunca" su condición sexual, porque sostiene que "a la gente hay que juzgarla de cintura para arriba, donde están el corazón y el cerebro", y por eso él no ha utilizado su homosexualidad "como bandera".

"Sólo he ido una vez al Día del Orgullo Gay, porque yo estoy orgulloso todo el año", afirmó Borrajo, que ahora creará una fundación en su pueblo "para niños superdotados y niños profundos".

"Fui un niño superdotado, de cintura para arriba, y sé lo que es tener que bajar peldaños para que te entiendan los demás", ha añadido.

La despedida definitiva de los escenarios de Moncho Borrajo llegará el próximo 14 de febrero en La Coruña ante 15.000 personas, explicó el artista, que está "cansado de tomar champán con gilipollas" y a partir de ahora podrá "tomar café con los amigos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios