El Museo Carmen Thyssen alienta el diálogo entre Goya y Ensor en su nueva exposición

El Museo Carmen Thyssen acogerá desde el próximo 27 de octubre la nueva muestra Goya-Ensor. Sueños al vuelo, que recrea un "intenso y fascinante diálogo" entre dos grandes maestros del grabado como son Francisco de Goya y el pintor belga James Ensor. Aunque fueron grandes pintores, Goya y Ensor "desataron" su fértil imaginación y su producción más personal y comprometida con la realidad social de su tiempo a través de la obra gráfica, según explicó ayer la directora Artística del museo y comisaria de la muestra, Lourdes Moreno.. "Las injusticias y la miseria humana fueron relacionadas por Goya con el mundo de la brujería, la guerra, el hambre o la superstición", señaló igualmente.

Del aragonés podrán verse en esta exposición una selección de 40 grabados, del pintor belga 12 aguafuertes y una litografía. Las estampas de Goya pertenecen a dos de sus series más reconocidas, los Caprichos y los Disparates. Los temas son variados, si bien los más comunes son la brujería, el cortejo, las convenciones sociales y la muerte, junto a otros de difícil interpretación. "James Ensor no sólo sintió una profunda admiración por Goya, sino que encontró un paralelismo en su producción. La atracción de Ensor por el mundo fantástico le vincula con la imaginación desbordada que se percibe en las estampas goyescas", explicó Moreno al respecto.

Ensor, uno de los pintores más reconocidos de la tradición belga, es un autor "inclasificable", en ello reposa gran parte de su producción artística". Familiarizado con el mundo de las máscaras que se vendían en la tienda familiar para el carnaval de Ostende, Ensor creó un mundo oscuro, irónico e inquietante que lo vincula directamente a Goya. "A pesar de ser autores de sentimientos universales, cada uno es representativo de su época", indicó Lourdes Moreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios