Museos: la prueba del nueve

  • Con 76.700 y 40.800 visitas respectivamente en su primer trimestre, el Pompidou y el Museo Ruso cumplen por ahora con las previsiones al respecto.

Tres meses después de la inauguración del Centro Pompidou Málaga en el Cubo del Puerto y del Museo de Arte Ruso en Tabacalera, apuestas culturales de órdago y sin precedentes en la municipalidad, las cuentas dan la razón al empeño. Según los datos recogidos ayer por Europa Press, el Pompidou ha recibido en este trimestre un total de 76.703 visitas, mientras que el Museo Ruso ha hecho lo propio con 40.842, lo que de momento satisface, incluso con holgura, y en proporción, las previsiones anuales de visitantes con que ambos equipamientos comenzaron su andadura (250.000 para el Pompidou y 150.000 para el Museo Ruso). Este éxito se corresponde, principalmente, con las colecciones y muestras temporales exhibidas en estos centros, pero también con las actividades complementarias celebradas hasta ahora (conferencias, proyecciones de películas, representaciones teatrales, performances y visitas guiadas, entre otras), un elemento estratégico esencial (las entradas a todas estas actividades son gratuitas en ambos museos) que se vio especialmente reforzado en la pasada Noche en Blanco de mayo, cuando el Pompidou y el Ruso, recién vestidos de largo, se convirtieron en protagonistas de la jornada. El hecho de que las previsiones se cumplan legitima la posición del alcalde, Francisco de la Torre, quien aseguró en su momento que el proyecto terminaría resultando rentable a cuenta del turismo (llegó a presentar incluso un estudio externo que venía a demostrar esta hipótesis, al menos según los cálculos del mismo Ayuntamiento) y que la inversión comprometida experimentaría el deseable retorno. Las cifras se ponen sobre la mesa además a las puertas de las vacaciones de verano, época propicia para un incremento de visitantes tanto entre la población local (una vieja quimera que por ahora tiene una respuesta aceptable en el Pompidou y en el descentralizado Museo Ruso) como entre los turistas. Quedaría por tanto todo dispuesto a la confirmación de que los nuevos museos malagueños han superado con éxito su particular prueba del nueve en lo que a previsiones de visitantes se refiere. Sin embargo, lo mejor será, todavía, apelar a la prudencia.

Y el primero que se refiere a ella es el director de la Agencia para la Gestión de la Casa Natal y otros equipamientos museísticos (responsable del Centro Pompidou y el Museo Ruso), José María Luna, quien, en declaraciones a este periódico, afirmó ayer que los datos "son positivos e invitan al optimismo" aunque "de ninguna manera permiten que lancemos las campanas al vuelo". Luna admite que las cifras de visitantes "se corresponden con las previsiones, incluso las superan ligeramente", pero esto no da nada por sentado: "En pocas ocasiones se ha podido ver que una misma ciudad inaugure dos museos de esta importancia de manera simultánea, así que en realidad estamos aún probando y descubriendo cosas. Hay muchos elementos a tener en cuenta, y siempre hay factores imprevisibles. Es de esperar que durante el verano se registren también buenas cifras, pero no podemos confiar en que será así sin más. Los museos forman parte de un proyecto a largo plazo y en todo caso habrá que ir poco a poco".

También subraya Luna la importancia de las actividades culturales realizadas hasta ahora en los museos como atractivos para el público, aunque al mismo tiempo expresa cierta insatisfacción: "Estamos contentos, pero podríamos haber hecho más. Al dar los primeros pasos teníamos que prestar atención a demasiadas cosas y no hemos ofrecido todas las actividades que podríamos haber brindado en otras circunstancias". Precisamente, la Agencia trabaja ahora "en la organización de las actividades para después del verano, y por el momento estamos contentos. Se notará un crecimiento en este sentido, tenemos nuevos equipos, nuevas ideas y un mayor margen de actuación". Una de las cuentas pendientes es la programación de espectáculos de danza en el Pompidou, uno de los aspectos en lo que más se incidió en los prolegómenos de la apertura y en los que más énfasis pusieron los responsables del Centro Pompidou de París; y parece que será también del verano cuando se salde por fin esta cuenta pendiente.

El pasado mes de marzo, poco antes de la doble inauguración, ya advertía José María de que los museos "reciben por lo general en sus primeros meses muchas visitas; luego se suele producir un parón, y por último se regresa a una estabilidad que es la que hay que mantener al mayor nivel posible". Todo está aún, en fin, por hacer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios