Música

La OFM, orquesta 'residente' del Cervantes 25 años después

  • El teatro cederá a la agrupación un 20% de la recaudación en taquilla de sus conciertos. La OFM también es 'titular' de la temporada lírica.

No por anunciado en boca de ambas partes era menos esperado: el Teatro Cervantes y la Orquesta Filarmónica de Málaga rubricaron ayer un convenio de colaboración con un nuevo acuerdo marco que define, precisa y sobre todo convierte en natural la relación que mantienen ambas instituciones, ahora reforzada y con más garantías de futuro. El acuerdo llega en el marco del 25 aniversario de la OFM como sonoro regalo de cumpleaños para la orquesta, pero al mismo tiempo la efeméride delata la cantidad de tiempo que ambos agentes han pasado compartiendo proyectos y actividades (esencialmente la temporada de abono) de manera cuanto menos anómala. Si hasta ahora la Filarmónica ofrecía sus conciertos en el Cervantes como una orquesta invitada más, muy a pesar de la frecuencia y familiaridad de las citas, ahora la OFM se adjudica un carácter protagonista en virtud de un apretón de manos que también beneficia al teatro municipal, por cuanto pasa a ser sede privilegiada y protectora de la misma orquesta.

En la práctica, y más allá de la normalización de cuanto ya acontecía, el acuerdo se traduce en algunas cuestiones concretas: el Teatro Cervantes cederá a la OFM el 20% de la recaudación en taquilla de sus conciertos, lo que viene a satisfacer una vieja aspiración de la orquesta (aunque sólo en parte, pues la Filarmónica siempre ha considerado legítima la administración de la taquilla tras sus actuaciones). En virtud del mismo acuerdo, la OFM pasa a convertirse en orquesta residente del Cervantes y en titular de la temporada lírica del mismo escenario (categoría que obedece a un empeño personal del director titular de la orquesta, Manuel Hernández Silva). Como tal orquesta residente, según explicaron ayer fuentes del Teatro Cervantes, la OFM programará entre septiembre y junio quince conciertos de temporada y dos extraordinarios; seleccionará y contratará a solistas y directores invitados y pactará con el Cervantes las fechas de programación con preferencia sobre otras propuestas que pueda recibir el coliseo (asunto que viene a resolver la polémica derivada de las orquestas contratadas para el calendario navideño y los conflictos de fechas y calendarios). El Teatro Cervantes continuará tramitando los nuevos abonos y la venta de entradas, y cederá a la OFM el 20% de la taquilla neta (deducido el IVA y los derechos de autor) de los conciertos ordinarios y el 60% de la taquilla neta de los dos extraordinarios. Una de las novedades que más afectarán a abonados y aficionados es que los conciertos de la temporada de abono pasarán a celebrarse jueves y viernes, en lugar de viernes y sábado como hasta ahora, lo que también permitirá al Teatro Cervantes disponer de un margen más amplio para su programación (y con lo que se procurará corregir además la menor afluencia de público en los conciertos de los sábados). En cuanto a la titularidad de la temporada lírica, en la que la presencia de la OFM ya es habitual, destaca la participación del responsable de la orquesta como director artístico, en un proyecto lírico basado en jóvenes valores malagueños y andaluces que se llevará a cabo "siempre que exista consenso en relación a su organización y contenido y exista disponibilidad presupuestaria al efecto". El convenio mantendrá su vigencia para la temporada 2016-2017 y podrá prorrogarse anualmente de mutuo acuerdo.

Los gerentes del Cervantes y la OFM, Juan Antonio Vigar y Juan Carlos Ramírez, consideran en un comunicado compartido que el acuerdo marco "es la constatación de una nueva línea de colaboración y entendimiento entre las dos sociedades emprendida desde el comienzo de la presente temporada, y pone las bases para una implicación más intensa y fructífera entre el teatro y la orquesta en el futuro próximo. Ambas instituciones trabajarán de manera conjunta en la búsqueda de patrocinios". La OFM tiene previsto no obstante seguir trabajando en otras sedes, como La Térmica, donde desarrolla el programa La Filarmónica frente al mar, y el Museo Picasso, donde celebra su ciclo de Cámara.

Ahora, lo deseable es que tras este acuerdo Málaga perciba al fin a la OFM como algo propio. Más pedagogía será precisa, todavía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios