Paco Ayala exhibe en el Ateneo su personal visión del séptimo arte

  • La institución acoge desde ayer una muestra con una colección de grabados del artista cordobés

El Ateneo de Málaga inauguró ayer la exposición del artista lucentino Paco Ayala 24. es. Cine Español, una serie de grabados inspirados en diversos títulos del cine español. La inauguración de la muestra, que ya pudo verse en la última edición del Archidona Cinema, contó ayer con una mesa redonda en la que participaron el presidente del Ateneo, Diego Rodríguez; el director del Festival de Cine Español de Málaga, Juan Antonio Vigar; y el crítico de arte Antonio Abad, además del propio Ayala. Precisamente, el Ateneo ofrece con esta actividad un aperitivo previo a la próxima edición del Festival de Málaga, que arranca el próximo día 21.

El mismo Antonio Abad escribe en el texto del catálogo: "El cine es el espejo. El fotograma la imagen. Se diría que hay un trasunto de la pantalla al papel en blanco como si la proyección de una película, desde ese ámbito lleno de magia y oscuridad de una gran sala, equivocara su rumbo en otra dirección. Paco Ayala, en su última obra gráfica, hace precisamente eso: retener el instante, congelar con la destreza de su hábil dibujo una porción de historia que sus ojos han descubierto con otra luz. Y es que su manifiesta devoción por el cine le ha llevado a concebir una serie de grabados que recrea una visión muy particular de las escenas más significativas de la muy extensa filmografía española".

Y añade: "Para ello ha desarrollado una plástica muy coherente con su metalingüística basada en la reflexión sobre el modo de percepción. El cine, cimentado en su secuencia temporal, tenía que tener un correlato necesario a la hora de trasladarlo a una expresión plástica. El cine es movimiento. La dinamicidad de sus imágenes implicaba una resolución coherente con el significado de las mismas. Sólo a partir de una perspectiva múltiple y de una simplificación de las formas se podía transferir ese sentido de la simultaneidad que la obra gráfica perseguía. De ahí ese cubismo analítico que Ayala se ve obligado a introducir en cada una de estas composiciones para insinuar el movimiento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios