Perera viaja a Badajoz, donde espera torear hoy

  • El diestro, que resultó herido grave el viernes tras una aparatosa cogida en Alicante, recibió ayer el alta hospitalaria

El diestro Miguel Ángel Perera, herido grave el viernes en la plaza de Alicante, abandonó ayer el Hospital Perpetuo Socorro de esta capital donde pasó la noche "con molestias pero sin fiebre", con destino a Badajoz, dijo el médico que le operó, doctor José María Reyes, quien centraba su principal preocupación sobre el estado del herido "en la intención que tiene de torear mañana [por hoy] mismo".

"Le hemos dado el alta, pero no el alta médica, sólo el alta hospitalaria. Y se la hemos dado porque nos ha insistido mucho con la promesa de que va a seguir las pautas que le marcamos, es decir, se pondrá en manos de los médicos allí en su tierra, y según evolucione la herida él tendrá la última palabra. Aunque yo me temo que lo tiene decidido desde antes de entrar en el quirófano: quiere torear en Badajoz el domingo", explicó el cirujano-jefe de la plaza de toros de Alicante. Una actitud que el médico no entendería en la situación de un paciente normal, "pero con los toreros no hay quien pueda, y más aún cuando vienen enrachados como es el caso de Miguel Ángel. En la plaza estuvo enorme, en dos faenas de antología. Para eso hay que estar muy preparado, muy mentalizado. Para triunfar se necesita una mente muy clara y un extraordinario fondo físico, y en esto último Perera anda sobrado, y por eso no me extraña que quiera y pueda reaparecer en tan corto espacio de tiempo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios