El 'Plan Zapatero' financia las obras del Convento de San Andrés

  • La intervención evitará daños de obras vecinas en el edificio, catalogado como BIC

El Ayuntamiento de Málaga ha licitado las obras de consolidación y protección del Convento de San Andrés ubicado en El Perchel con un presupuesto total de 517.269 euros. Estos trabajos tienen ahora vía libre tras el decreto aprobado por el Gobierno central, para potenciar la creación de empleo en los municipios españoles mediante el desarrollo de obra pública, una iniciativa conocida como Plan Zapatero.

El plazo de ejecución de los trabajos será de seis meses a partir del inicio de las obras. Con idea de evitar interferencias con las obras vecinas se realizarán trabajos de limpieza y desbroce general, inventario de patologías, actuaciones preventivas de apeos, consolidación y protección de elementos y control de acceso.

Las reformas a realizar en este inmueble, protegido como Bien de Interés Cultural (BIC), se centrarán en tres zonas. Una de ellas será la bóveda del refectorium, que ha sido reforzada y protegida recientemente. Se colocarán cimbras a los arcos y cruces de San Andrés en los huecos adintelados, al objeto de evitar deformaciones que puedan ocasionar las vibraciones en las obras adyacentes. Las cabezas de los muros se apuntalarán creando unos pies de amigo que le den mayor estabilidad al conjunto. Previamente, se actuará en la cabeza para crear puntos de apoyo sólidos y uniformes.

La segunda actuación se centra en las dependencias adyacentes a la bóveda (donde se encontraba la higuera) a las cuales no se había tenido acceso debido al escombro que se acumulaba en ellas. El proyecto propone la limpieza de las cabezas de los muros y la colocación de una capa de mortero de cal hidráulica que cree una superficie homogénea y evite la erosión del muro. Sobre este mortero se fijará una lámina de geotextil y otra de PVC, ancladas a los paramentos con puntas y alambre galvanizado. Los suelos se limpiarán de escombros y restos orgánicos y se protegerán con una lámina de geotextil y grava.

Como actuación final se propone la delimitación de la zona protegida y el control de acceso. En todo el perímetro de la bóveda y salas adyacentes se procederá a limpiar la capa vegetal y colocar una malla antiraíces y una capa de grava de protección. En cuanto al control de accesos, la propuesta consiste en crear un acceso único a la zona de la bóveda y convento mediante un portón de doble hoja y un vallado de delimitación de la zona. Al mismo tiempo, se cerrará la bóveda con una reja.

Las obras de protección vienen a paliar incidentes como el ocurrido durante los trabajos de derribo de la edificaciones contiguas al convento. Una máquina excavadora golpeó uno de los muros que limitan el refectorio provocando su derrumbe y el colapso parcial de la bóveda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios