"Quería enfrentarme a los tabúes que hay en todas las familias"

  • El argentino hace una búsqueda autobiográfica de la parte de la vida de su madre que conoce: la que le lleva a la India para recomponer los primeros años de la mujer a través de familiares a los que no conoce

Dicen de Andrés di Tella que es uno de los 15 documentalistas más importantes de América Latina. En Fotografías, su cuarto documental, aborda su propia historia familiar a través de unas imágenes que evocan el pasado que menos conoce de su madre.

-¿Cómo se planteó la historia?

-Mi padre me regaló un baúl con fotografías y yo las estuve viendo durante mucho tiempo sin saber exactamente el contexto, de que eran… y había muchos elementos hindúes, porque mi madre es hindú, así que quise saber más sobre eso, porque ella apenas me había contado nada.

-¿Cómo es el relato?

-Yo lo que hago es animar las fotografías. Les doy vida. Descubrí que había ahí una historia épica: una mujer que venció todas las reglas de la India en esa época y los problemas de una pareja interracial en los Estados Unidos en los años 60. Hubo una gran aventura y quería ver que mis padres eran esas dos mismas personas, porque esa historia me era muy ajena a mí, a pesar de que eran mis propios padres. Así, viajé a la india con mi esposa y mi hijo y a través de familia allá traté de saber quién era mi madre. Es muy autobiográfica.

-La emigración juega también un gran papel en la película.

-Claro. Me di cuenta de que ellos eran un ejemplo arquetípico del siglo XX. Gente que sale de su país, se encuentra a una pareja de otra cultura y en un sitio extraño, en unos años, la década de los 60 en la que se experimentaba, todo se reinventaba… y su caso se hace representativo de todo el siglo. Es buscar desde esta singularidad al propio siglo.

-¿Por qué su propia familia?

-En todas las familias hay tabúes, cosas de los que no se hablan… y yo quería enfrentarme a ello. Fue a partir de cuando murió mi madre hace diez años cuando me planté rodar esto. Y no me atrevía a planteárselo a mi padre, porque él se daría cuenta de que yo sabía que él se iba a morir. Y como no filmé a mi madre, sí que lo filmaría antes de morir. Pasó tiempo hasta que me atreví. Fue algo mágico

-¿Por qué traerla a Málaga?

-Yo trabajo en Estados Unidos, y allí lo latino sigue siendo una subcultura, lo ven como un ghetto. Pero aquí no, España y Argentina están mucho más unidas y es mejor mostrar aquí las cosas, sobre todo ahora que hay un gran despertar del documental latinoamericano, pero también español. Y hay obras de mucha calidad.

-¿De dónde surge ese 'boom' documental?

-Creo que por dos factores. Por un lado, por el mayor acceso a las nuevas tecnologías, lo que reduce costes y permite que haya más obras y de ahí haya algunas de gran calidad. Y por otro, el hecho de que cada que vez que se produce un documental el autor tiene una experiencia singular que le permite escribir el guión después de la película, es algo muy concreto, muy real. Y así resulta mucho más interesante producir un documental que una ficción.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios