Rafi Pitts lleva a la Berlinale la voz de los silenciados en Irán

  • El director presentó 'Shekarchi', que reproduce las recientes manifestaciones en Teherán

El director iraní Rafi Pitts se erigió ayer en la Berlinale en voz de sus colegas silenciados en Irán, un país "maravilloso" pero "necesitado de diálogo", en el que rodar un filme como Shekarchi (El cazador), sobre el trasfondo violento de las últimas elecciones, sólo es posible "si se evita ser explícito". "De haber explicado más, me habría cerrado muchas puertas", afirmó Pitts, tras presentar su filme, la historia de un padre que pierde a su esposa y su hija de siete años en un tiroteo entre policías y manifestantes y se convierte así en francotirador y asesino de dos agentes.

"Tenía el guión meses antes de los acontecimientos violentos del pasado junio. Había conseguido los permisos para rodar cuando ocurrió todo. Tal vez habría podido aprovechar para mostrar más, pero no habría pasado la censura y además lo mío no es reflejar como un espejo, sino dejar al espectador sacar sus conclusiones", afirmó. Pitts, cuyo film compite por los Osos de la Berlinale, rompió asimismo una lanza por su colega y compatriota Jafar Panahi, al que las autoridades iraníes no han autorizado a salir para asistir al festival, donde iba a participar en un debate sobre el presente y el futuro del cine en su país. "Creo en la libertad de expresión. Lo justo y lo lógico sería que estuviera aquí", afirmó el realizador.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios