Retorno a los 70: buen cine de-toda-la-vida

Drama/Thriller, EEUU, 2012, 124 min. Dirección: Robert Redford. Guión: Lem Dobbs. Fotografía: Adriano Goldman. Música: Cliff Martinez. Intérpretes: Robert Redford, Shia LaBeouf, Nick Nolte, Stanley Tucci, Sam Elliott, Terrence Howard, Susan Sarandon, Brendan Gleeson, Brit Marling, Chris Cooper, Julie Christie, Richard Jenkins.

Una buena novela de Neil Gordon que en España se editó respetando más o menos su título original (Los que te rodean) es convertida en un muy buen guión por Lem Dobbs (a quien se debe el magnífico guión de The Score) no logra convertirse del todo en el homenaje a las sólidas películas de Sidney Pollack y Alan J. Pakula que pretende imitar/homenajear a causa de las limitaciones como director de Robert Redford. Siempre correcto, pero carente del pulso de Pollack y de la inestable pero poderosa inspiración de Pakula, Redford, que alcanzó la gloria de la mano de Pollack con las consecutivas Las aventuras de Jeremías Johnson (1972), Tal como éramos (1973) y Los tres días del Cóndor (1975), y de la de Pakula, que un año más tarde lo dirigió en Todos los hombres del presidente (1976), no logra igualar a los dos maestros que lo dirigieron. No es el caso de Eastwood y Don Siegel. Ante la cámara ambos son igualmente grandes. Pero tras ella, Redford no tiene el genio de Eastwood, aunque no le falte talento y, sobre todo, voluntad. No deja de ser una broma que quien interpretó Los tres días del Cóndor y Todos los hombres del presidente no logre rematar la faena de imitación/homenaje a quienes las dirigieron y él tan bien conoció.

Dicho lo cual, por no ser injustos, hay que añadir que en sus últimos títulos -Leones por corderos y La conspiración- Redford ha logrado realizar las que, junto a Quiz Show. El dilema, son sus mejores películas. Y que Pacto de silencio progresa en esta línea como buen y sólido cine comercial, dotado de una gran sobriedad y serenidad narrativa, y adornado por un reparto de glorias no viejas (las glorias nunca lo son) como el propio Redford -un poco pasado de años y operaciones para el personaje-, Julie Christie (inteligentemente hermosa, como siempre), Nick Nolte, Susan Sarandon, Stanley Tucci o Chris Cooper.

La historia narrada es apasionante: un respetable abogado liberal y progresista, viudo y padre de una niña que parece su nieta, es descubierto por un periodista como uno de los antiguos pertenecientes a una banda de radicales y terroristas que en los años 70, para importar Vietnam a suelo americano como forma de oposición a la guerra, perpetró atracos y atentados contra importantes edificios gubernamentales e incluso asesinaron a un guardia de seguridad, por lo que el FBI no ha dejado de buscarlos en tres décadas.

El espléndido reparto está muy bien dirigido, incluyendo junto a las no viejas glorias un estupendo Shia LaBeouf como el periodista que, a propósito de una detención en principio no relacionada con el abogado, logra desentrañar el corazón de la madeja que los federales llevaban 30 años investigando. La música del siempre interesante Cliff Martinez y la espléndida dirección fotográfica de Adriano Goldman crean un clima puramente Pollack o Pakula que refuerza las limitaciones de Redford como director. Se incluyen interesantes reflexiones sobre el terrorismo de los 70, los abusos gubernamentales y los límites de la ética periodística que enriquecen la historia sin lastrarla: están muy bien insertados en la acción gracias a la habilidad del guión. Lo que, unido a los indudables progresos de Redford tras las cámaras, convierte a Pacto de silencio en ese siempre grato cine-entretenido-de-toda-la-vida. Y como este servidor aprecia tanto este buen tono medio del cine comercial, le regalo una estrella más y le pongo cuatro en vez de las tres que se merece. O tal vez, por sus interpretaciones y por su sólida serenidad visual, se merezca las cuatro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios