Sólo una noche… Y ya es demasiado

Drama, 2010, Estados Unidos, 92 min. Dirección y Guión: Massy Tadjedin. Música: Clint Mansell. Fotografía: Peter Deming. Intérpretes: Keira Knightley, Sam Worthington, Eva Mendes, Guillaume Canet, Griffin Dunne, Stephanie Romanov, Scott Adsit, Daniel Eric Gold, Steve Antonucci, Rae Ritke, Cheryl Ann Leaser. Cines: Málaga Nostrum, Rosaleda, Plaza mayor y Rincón de la Victoria.

Intoxicada de melodramas posmodernos con factura de diseño relamido -tipo Wong Kar Wai- y de avejentado cine de autor centrado en crisis entre parejas urbanas de clase alta -tipo Bergman o Casavettes-, la debutante Massy Tadjedin hilvana una aburrida, previsible y un tanto cursi película centrada en las infidelidades imaginadas (ella) o consumadas (él) de una joven pareja de alto nivel de vida. Como son americanos ricos y liberales toman mucho vino, paran mucho en la cocina de diseño, ella fuma y acuden a fiestas aburridas en las que algún amigo lúcido y cínico (ese personaje que antes interpretaba siempre George Sanders) les canta las cuarenta.

Un soso Sam Worthington hace un viaje de negocios con una desfavorecida Eva Mendes. Una sosa Keira Knightley, su esposa, se encuentra con un sosísimo Gillaume Canet, un antiguo novio. El matrimonio americano se enfrenta así a las tentaciones extramatrimoniales que, necesariamente según el tópico exótico, son extranjeras: una ardiente latina y un ardoroso francés. La película cuenta sin pulso la lucha contra la tentación y se cierra sin emoción con el reencuentro de la pareja. La sombra lejana de Breve encuentro y la cercana de Eyes wide shut planea sobre este melodrama que no alcanza, no ya las alturas de Lean o Kubrick, sino tan siquiera las comedias matrimoniales de Neil Simon.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios