Sudar la camiseta para promover la salud

  • La sexta edición de la carrera de San Silvestre pretende concienciar en la prevención del tabaquismo y la obesidad . Tendrá un recorrido de 4,5 kilómetros

Dice el refrán que más vale prevenir que curar. Por eso, la Delegación de Salud organiza cada año por estas fechas una carrera popular: para fomentar el ejercicio, que es la mejor manera de atajar numerosas enfermedades. Es la San Silvestre de la Salud que ya va por su sexta edición y que este año se centra en la prevención del tabaquismo y la obesidad.

Antonio tiene intención de apuntarse. Dice que irá vestido de Spiderman y con dos amigos. Es su primera San Silvestre. Hasta ahora el recorrido era más largo, pero en esta edición la Delegación ha decidido recortarlo a 4,5 kilómetros para que puedan participar más personas. A Antonio este cambio le ha tentado. La carrera saldrá el 30 de diciembre a las 10.00 de la Plaza de la Constitución. "Antes eran más kilómetros y me echaban para atrás. Ahora no es poco, pero suficiente para mí", relata. Para él, estas iniciativas ayudan a promover el deporte y los hábitos de vida saludables porque "antes de ponerte a correr tienes que entrenar un poquito".

Esa es precisamente la idea de la Administración sanitaria, que la carrera siembre el gusanillo de la actividad física. El jefe del Servicio de Salud Pública de la Delegación, Juan Borrajo, sintetiza la filosofía de la iniciativa: "No es tanto una competición ni un evento estrictamente deportivo, sino de participación y de promoción de estilos de vida saludables". En esta sexta edición, la carrera se centra en la prevención del tabaquismo -que es el mayor problema de salud pública de España- y de la obesidad -que es la enfermedad metabólica más frecuente-.

El plazo de inscripción es hasta el 29, el día anterior a la carrera. Borrajo confía en que se apunten muchos malagueños. Para este técnico, la San Silvestre es "un valioso instrumento de salud pública" por tratarse de una actividad multitudinaria que además se desarrolla en la calle. "Es una campaña de educación sanitaria de gran magnitud", resume.

El año pasado, los participantes rondaron los 2.000. En esta ocasión, la Administración sanitaria pretende atraer a 2.500. Los premios son, sin duda, un incentivo. Oscilan entre 300 y 150 euros para los primeros que lleguen a la meta. Pero también se distingue al mejor disfraz. De ahí la intención de Antonio y sus amigos de acudir caracterizados. Si no ganan por rápidos, al menos tener alguna posibilidad por originales. Además, con el número de los dorsales de cada participante se sortearán bicicletas y material deportivo. En fin, que algo puede caer. Y si no, siempre queda el consuelo del premio de una vida más saludable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios