'Vanity Fair' cancela su tradicional fiesta de los Oscar por la huelga

  • La revista ha suspendido la habitual fiesta que cada año ofrece a nominados y premiados tras la entrega de premios.

Parece que hasta que los estudios y el sindicato de escritores estadounidense firmen definitivamente, bajo luz y taquígrafos, el nuevo convenio, la sombra de la huelga de guionistas seguirá planeando amenazante sobre la próxima ceremonia de los Oscar, que se celebrará el 24 de febrero. De momento, la prestigiosa revista 'Vanity Fair' ya ha anunciado que va a cancelar su ya célebre fiesta con motivo de la entrega de los premios de la Academia como muestra de apoyo a los guionistas, en huelga desde el pasado 5 de noviembre. 

"Después de mucho estudiarlo, y en apoyo a los guionistas y a todos los demás afectados por esta huelga, hemos decidido que no es el año adecuado para celebrar nuestra fiesta anual de los Oscar", afirman los directivos de la revista en un comunicado, en el que también aprovechan la ocasión para "felicitar a todos los nominados". "Esperamos con impaciencia celebrar nuestra XV Fiesta de los Oscar el año que viene", concluye el escueto comunicado difundido por la revista.

La huelga de guionistas se cobra así otra glamourosa celebración en su lista de víctimas, en la que ya figuran numerosas entregas de premios incluidos los prestigiosos Globos de Oro. Y es que la fiesta, que tiene como gran anfitrión al editor de 'Vanity Fair', Graydon Carter, es una de las citas claves en Hollywood en la noche de los premios que siempre está plagada de estrellas no solo del mundo del celuloide sino de todos los ámbitos del más selecto famoseo.

El anuncio de su cancelación supone un jarro de agua fría después del optimismo desatado al conocerse que en la última ronda de conversaciones los negociadores de los estudios de Hollywood y el sindicato de guionistas habían llegado a un acuerdo en que se establecen las bases del nuevo convenio. Ahora falta que, en base a estas 'líneas maestras' las partes redactaran los términos concretos del convenio antes de que se presente para la aprobación definitiva de las divisiones Este y Oeste del Writers Guild of America (WGA). Pero hasta que esto ocurra, todo sigue en el aire y la huelga, que cumple ya tres meses, continúa hasta nuevo aviso.

Pero, pase lo que pase, con o sin huelga, el próximo 24 de febrero la alfombra roja se desplegará en el Teatro Kodak de Los Ángeles. Así al menos lo asegura el presidente de la Academia hollywoodiense, Sid Ganis, que afirma que los premios se entregarán aunque no haya acuerdo entre los guionistas y los estudios. "No hay dudas. Lo haremos. Vamos a entregar los Oscar", proclamó hace un par de días en el tradicional almuerzo de los nominados ante los 120 candidatos al Oscar.

Durante su discurso, el presidente de la Academia urgió a todos los nominados a presentarse en la ceremonia pase lo que pase, ya que cancelar la gala más esperada del planeta podría ser un golpe definitivo para la industria. "Los Oscar existen para alumbrar con la luz más brillante nuestro y vuestro trabajo y podría ser una vergüenza enorme si, ni por culpa nuestra ni por culpa vuestra, las condiciones actuales impiden que esa luz no pueda brillar", proclamó Ganis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios