El alcalde muestra su "voluntad" por la continuidad de Romero

  • De la Torre dio ayer por buenas las explicaciones del director del Festival de Cine respecto a los recientes despidos e insistió en que cuenta con él "ahora y más adelante"

El alcalde electo de Málaga, Francisco de la Torre, se hizo ayer eco de las declaraciones hechas el pasado martes por el director del Festival de Cine Español, Carmelo Romero, y admitió que su "voluntad" es la de mantener a Romero, cuyo contrato termina a finales de este mes de junio, en su puesto. "Tengo que hablar con él para ver su disponibilidad, pero ésa es mi voluntad", apuntó De la Torre, quien insistió en que "ahora mismo" cuenta con Romero "y más adelante también".

El propio Romero ya expresó este martes su disposición a continuar en el cargo de director del certamen malagueño. No obstante, la decisión de su continuidad corresponde al consejo de administración de la sociedad municipal que se constituya tras la toma de posesión este sábado de la nueva corporación.

En cuanto a la reestructuración del organigrama de la sociedad municipal, con las destituciones del director ejecutivo, Franjo Parejo, y del coordinador general, Antonio Luque, De la Torre respaldó ayer (como ya hiciera el pasado viernes cuando se conoció la destitución del primero) las últimas decisiones de Romero, dando "por buenas" sus explicaciones. "Ha sido una pérdida de confianza por una serie de iniciativas tomadas de espaldas a él", declaró el alcalde, agregando que Romero "ha explicado perfectamente el tema y, por tanto, no tengo nada que añadir".

Precisamente, el director del festival desvinculó el martes las destituciones de estos dos altos cargos de cuestiones económicas y las justificó en "una absoluta falta de confianza". En este sentido, indicó que su decisión estuvo motivada por "una falta de información de gestiones que se estaban realizando y por la toma de decisiones que no estaban debidamente contrastadas", en referencia sobre todo al reciente Festival Lunas de Gibralfaro. Este certamen, puesto en marcha (como otros anteriormente, también fracasados) como medio de financiación complementaria para la organización del festival, no había calado entre el público y, según Romero, sólo se habían vendido 34 entradas para los cinco primeros conciertos. A tenor de esta pobre repercusión, el director ya aseguró el martes que, en el caso de que siga al frente del Festival de Cine, éste se dedicará "exclusivamente a actividades cinematográficas", mientras que el Cine Albéniz, que gestiona el mismo festival, dejará de funcionar como sala de conciertos para centrarse en las proyecciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios