Una antología reúne la poesía femenina española de la generación de los 50 y 70

  • La hispanista Sharon Keefe Ugalde reivindica el papel de la mujer escritora con 'En voz alta' · Entre las autoras seleccionadas se encuentran las malagueñas María Victoria Atencia y Rosa Romojaro

Tradicionalmente, las antologías poéticas han dado la espalda a la producción poética femenina, y especialmente a las autoras nacidas en plena época de posguerra (entre 1924 y 1949), que tuvieron un papel fundamental en dos generaciones poéticas posteriores conocidas como Generación de los 50 y Generación de los 70 o de los Novísimos.

En respuesta a esta tradicional carencia, la hispanista Sharon Keefe Ugalde se ha empeñado en recopilar durante cinco años la obra de una treintenta de autoras españolas -concretamente 33- bajo el epígrafe de En voz alta. Las poetas de las generaciones de los 50 y los 70, que acaba de publicar Hiperión.

Keefe destaca precisamente la espectacular motivación de todas las autoras seleccionadas por poder expresarse a través de la literatura: "Algunas como Julia Uceda o Dionisia García eran universitarias, pero otras muchas no; eran autodidactas. Incluso pensaban que tenían un papel limitado pero su deseo de escribir pudo con estas trabas", señala la profesora de Literatura Española y Latinoamericana de la Texas State University.

La selección de poetas es muy amplia, aunque existe una buena representación de creadoras andaluzas -consideradas como un núcleo destacado en cuanto a la productividad-, en concreto nueve: María de los Reyes Fuentes, Julia Uceda y Rosa Díaz (de Sevilla), María Victoria Atencia y Rosa Romojaro (malagueñas), la granadina Rosaura Álvarez, la gaditana Pilar Paz Pasamar, la jiennense Fanny Rubio y la cordobesa Juana Castro. Precisamente Castro ya protagonizó un estudio anterior de Sharon Keefe titulado Sujeto femenino y palabra poética. Estudios críticos de la poesía de Juana Castro.

Si hay un denominador común en todas estas mujeres es el de la identidad, como reconoce la hispanista, ya que "existe una necesidad de superar una posición limitada en la sociedad y afirmarse así como mujeres, de explorar el deseo desde la perspectiva de la mujer en cuanto a realidades como el amor, el sexo o lo erótico".

Keefle asegura que, aunque su estilo es muy variado, muchas de las autoras a las que se ha acercado para esta antología usan la estrategia de la revisión para hacer renacer a las mujeres escritoras.

El trabajo de documentación de la obra ha sido bastante dificultoso para la autora porque, paradójicamente, "casi ninguna poeta tenía una colección de su obra completa, incluso en algunos casos -en muy pocos- ellas tuvieron que publicar algún poemario", expone Keefe. Por esta razón, la profesora de la Texas State University ha estado durante cinco años investigando y siguiendo el rastro a las 33 poetas de toda España, cuatro ya fallecidas -Aurora de Albornoz, Paloma Palao, Elvira Lacaci y Pino Betancor-, y a las que ha tenido que sumar otras tantas en activo y con interesantes aportaciones creativas como es el caso de Elsa López, Pureza Canelo, Amparo Amorós, Noni Benegas, Ana Moix, Angelina Gatell, Dionisia García, Elena Andrés, Blanca Sarasua o Clara Janés.

Las poetas de En voz alta ponen sobre el papel sus experiencias, desde el encierro doméstico y psíquico hasta el reconocimiento del derrumbamiento de la cultura occidental y la inutilidad del lenguaje, y no ocultan tampoco los efectos devastadores de la construcción patriarcal de la feminidad. Con frecuencia aluden a la locura y a la imagen del encerramiento para expresar la gravedad del estado de sofocación en que se encontraba el sujeto femenino.

Revisión de mitos culturales, el rescate, la formulación de un tiempo no lineal con la aparición de un eterno presente, la permeabilidad del ser y la reciprocidad desjerarquizada en la relación con el otro son algunas de las claves para la lectura e interpretación de los textos de las poetas de los años 50 y 70, ahora reunidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios