saturnino 'zatu' rey y óscar 'acción' sánchez. miembros de SFDK

"Ha estado bien tener que poner los pies en el suelo"

  • Cinco años después, el dúo andaluz, veterano con peso específico del rap nacional, regresa con 'Sin miedo a vivir', un disco "más triste" y reflexivo

-¿Cuál es el momento personal que captura el disco?

-(Zatu) Yo creo que abre una etapa nueva del grupo después de haber estado los dos trabajando en proyectos paralelos. Se están produciendo muchos cambios en la música, en el hip hop en general, y creo que todo eso está en el disco, que es un poco más triste que los discos anteriores.

-Es llamativo el tono general del disco, sí. Resulta bastante taciturno a pesar del título...

-(Zatu) Ha habido gente que me lo ha dicho, hasta por la calle: illo, Zatu, ¿te pasa algo?, te noto triste, tío. No me di cuenta de que se estaba filtrando eso, pero así es como me sentía; como me siento, vamos. No sabría decir por qué, un poco por todo, supongo: la situación del país, los cambios de la industria musical, movidas personales, algunos desengaños. Como siempre, no dejo de ver cosas malas...

-¿Pesimista?

-(Zatu) No, no, para nada, soy muy optimista. Pero hay épocas en las que estoy más sensible y percibo más el mal [risas]. No, en serio, anoche estuvo pensando en la sensación que tengo de estar desubicado en el mundo. Estoy bien, pero con ganas de mirar para dentro, y eso en realidad es bueno porque mis mejores etapas han sido así. Ya vendrán otras de estar más para fuera, pero ahora estoy en ésta, en la de explorar la miseria [risas].

-¿Abruma la responsabilidad de ser padre? ¿Ha cambiado su manera de ver las cosas? En el disco hay una canción, Lo intenté, esa especie de carta a su hija, que resulta un poco dura y áspera...

-(Zatu) Antes yo podía vivir con ciertas carencias, pero ahora no puedo permitir que falte nada en casa. Y sí, cambia, cambia... ¡Vaya! Ahora todo gira en torno a ella. Son otras prioridades. Y hasta yo, que antes era yo, yo y yo y luego yo, he pasado a un segundo plano.

-¿Y cómo ha sido la experiencia de volver a la dinámica de trabajar juntos como SFDK tras cinco años? Es bastante tiempo...

-(Óscar) Siempre nos entendemos bien. Le meto caña a Zatu, ¡lo pongo firme! Sale de manera muy natural. Si tengo una instrumental, en el 90% de los casos que pienso que le va a gustar, que se ajusta a él, acierto. No tenemos que meditar demasiado los temas. Y ya vamos puliendo lo que sale fluido, eso lo trabajamos luego, claro, y es cuando me toca ponerme más duro con él. Pero es muy fácil. Otras personas son más intransigentes y te llegan ya con la puerta medio cerrada, pero entre nosotros dos tenemos siempre las puertas abiertas.

-Al margen de que les ha ido bien, ¿a qué se debe que sigan juntos más de 20 años después?

-(Zatu) La amistad, por supuesto. Él y yo encajamos bien para hacer esto, ya está. Pasamos mucho tiempo juntos, viajamos juntos... Es el tito Óscar, el padrino de mi niña. (Óscar) Muchas veces nos llaman de algún lado para contratarnos y pedimos una habitación de hotel con dos camas y se extrañan: ¿una habitación? Hay muchos grupos que acaban así, dan su concierto y luego no quieren ni verse, es trabajo y ya. Pero nosotros nos reímos y nos pegamos toda la noche hablando. Somos muy diferentes, pero nos entendemos. Y nos respetamos.

-Óscar dijo hace poco, muy convencido, que éste es el mejor disco de SFDK...

-(Óscar) Totalmente. Totalmente.

-El convencimiento está claro, pero ¿por qué lo piensa?

-(Óscar) Porque en conjunto, técnicamente, musicalmente, vocalmente, líricamente... es el trabajo mejor realizado y el más coherente. Yo sé que hay otros que lesgustan más a la gente, pero tienen muchos temas que no están bien hechos. Entiendo que gustarán más porque los asocian a buenos recuerdos, a la época en la que descubrieron el disco, lo típico. La música empieza siendo una sensación y acaba siendo un recuerdo. Pero sí, este disco va a ir revalorizándose con el tiempo, va a ser un clásico nuestro, estoy convencido.

-Muchos seguidores de SFDK andan siempre disgustados porque han vuelto a hacer otro Odisea en el lodo. ¿Resulta frustrante?

-(Óscar, fulminante) A mí me da igual. (Zatu) Ya convivimos con eso... Llevamos en esto 20 años, ha habido mucha gente que ha pasado por nuestra música, y es imposible contentar a todo el mundo. Y aquí cambiamos todos, el que hace el disco y el que lo escucha. Antes teníamos muchas fisuras, en Odisea en el lodo había canciones que no hablaban de nada; que puede ser divertido, vale, pero en éste no hay esas cosas desenfadadas y de estilo libre, en este momento yo quería hacer un disco como una piedra, contando cosas de verdad.

-¿Cómo dirían que ha evolucionado el sonido del grupo?

-(Óscar) Nosotros somos los SDFK, tenemos una trayectoria y un sonido y no podemos renunciar a él porque es lo que nos diferencia del resto. Lo importante era mantener esa esencia, pero no sonar a lo de antes. Para mí es una evolución lógica, no suena ni al rollo ghetto retro, porque ya lo hemos hecho, ni suena a la modernez de cierto sector del rap actual, que hasta me puede gustar, ojo, que lo pongo cuando pincho, vamos, pero no va con nosotros hacer eso. Ahora hay mucho rap: más experimental, más melancólico, lo que sea... Bueno, pues nosotros hacemos rap normal. Y punto.

-¿Cómo han vivido la experiencia de ser idolatrados en América?

-(Zatu) Al principio nos sorprendió lo fanáticos que eran. Ahora ya es todo más... normal. En Chile, que es donde más fuerte pegamos los españoles, nosotros sobre todo, vivimos cosas muy locas, como tener guardaespaldas en el hotel... Es bonito cómo te tratan. Y también hay cosas duras. En México, que es el país que más me gusta de allí, ves cosas muy duras en la calle. (Óscar) Aunque desde la primera vez que fuimos hasta ahora han dado un salto grande, se nota que no han vivido la crisis tanto como aquí...

-Ya estábamos tardando en llegar ahí. ¿Cómo la están viviendo?

-(Zatu) Pues como todo el mundo. Aguantando. El IVA al 21% nos está matando. Pero mucho. Aunque por otro lado... ha estado bien sentirse así...

-¿Bien? ¿En serio?

-(Zatu) Hay que estar ahí, tío. Tienes que ver cómo está todo, y tener algo que decir. Es muy duro, sí, pero ha estado bien tener que poner los pies en el suelo y darse cuenta de muchas cosas.

-¿Dejando a un lado lo profesional, tanto tiempo después, de qué están más orgullosos?

-(Zatu) De haber estado ahí, de haber puesto una piedra. Cuando se hable de la historia del rap en España, ahí quedará que hubo un momento aquí en el que nosotros estuvimos con más gente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios