Las chicas quieren 'rock'n'roll'

Biopic musical, EEUU, 2009, 105 min. Dirección y guión: Floria Sigismondi. Fotografía: Benoît Debie. Música: Lillian Berlin y The Runaways. Intérpretes: Dakota Fanning, Kristen Stewart, Michael Shannon, Scout Taylor-Compton, Alia Shawkat, Tatum O'Neal, Brett Cullen. Cines: Málaga Nostrum, Miramar.

La corta e intensa carrera de The Runaways reúne todos y cada uno de los tópicos de la mitología del rock'n'roll para un biopic hollywoodiense. La banda californiana integrada por cinco mujeres adolescentes dibujó uno de esos trazados de ascenso y caída tan del gusto de las biografías cinematográficas, con sus correspondientes coqueteos con las drogas, una vida sexual mínimamente escandalosa y una disolución traumática que sirve en bandeja el recorrido narrativo a cualquier guionista con pocas ganas de calentarse la cabeza.

A la sombra de otros grupos de su tiempo como Suzi Quatro, The Ramones, Blondie o Sex Pistols, The Runaways vivieron una efímera carrera de éxito gracias a la singularidad de su formación cien por cien femenina, a un rock clásico, crudo y peleón y a la astucia comercial de su descubridor y productor Kim Fowley. Liderada por la guitarrista Joan Jett y la cantante Cheerie Curie, la banda sacó al mercado tres elepés de estudio y un directo grabado en Japón, donde se convirtieron en un auténtico fenómeno de masas, para disolverse en 1979 tras el abandono de Curie y después de una serie de disputas sobre el rumbo y la estética del grupo con el productor y mánager del invento.

De todo ello, convenientemente focalizado en el doble y carismático liderazgo de Jett y Curie, nos habla esta cinta escrita y dirigida por la prestigiosa realizadora de videoclips italiana Floria Sigismondi, cuya firma visual podemos encontrar detrás de artistas como Incubus, Interpol, The White Stripes, David Bowie, The Cure, Björk o Marilyn Manson. La directora se pliega al trazado básico y previsible de su propio guión y deja alguna que otra pincelada posmoderna en un filme de hechuras bastante convencionales que insiste en subrayar los tópicos del rock'n'roll con un punto de revisión del no menos tópico mito del sueño americano a propósito de los problemas familiares de nuestras dos protagonistas y de su constante tira y afloja por llevar las riendas de su vida y su carrera artística.

Si bien es cierto que las auténticas The Runaways eran tan jóvenes como sus intérpretes, la elección de Dakota Fanning y Kristen Stewart como Curie y Bett se nos antoja una operación que tiene que ver más con el oportunismo comercial (ambas vienen de la saga Crepúsculo) que con las necesidades y la condición working class de sus respectivos personajes. Las dos demuestran que son capaces de decir tacos en voz alta, darse unos picos furtivos y fumar como chimeneas, ahora bien, las guitarras eléctricas, la pose punk y el vestuario glam les vienen demasiado grandes como para que nos traguemos su coqueteo con el lado más oscuro del rock'n'roll.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios